miércoles, 10 de noviembre de 2010

Hay 10 tipos de personas...

...Los que saben informática y los que están en ello (chiste malo). Porque en nuestros días, o te subes al carro de las nuevas tecnologías, o te quedas en tierra y la evolución sigue su curso sin ti. Y quedarse en tierra supone, entre otras muchas cosas, perderse el acceso a una amplia gama de servicios y productos ─necesarios algunos, superfluos la mayoría aunque, como decía una frase de la película La Vida es Bella: "no hay nada más necesario que lo superfluo"─ ofrecidos única y exclusivamente vía Internet.

Nos guste o no, el futuro está en la Red; todo tiende a articularse en torno a la Red, si bien yo, sigo ─y seguiré mientras pueda─ comprando en las tiendas. No hay color: PayPal, eBay, conexión segura... ¡Pamplinas!




Hace años que nos venimos refiriendo a la tele como la Caja Tonta. Sinceramente, yo no encuentro muchas diferencias ya con este otro medio que nos congrega: los dos están infectados de kippel y tanto uno como otro son capaces de mantenernos pegados frente a las pantallas, ambas planas, durante horas y horas. Mando a distancia, teclado o ratón... para el caso es lo mismo; embobados frente a una pantalla moviendo frenéticamente el/los dedo/s.

En el trabajo, en el estudio, en nuestro tiempo de ocio... Señores, ¡esto no es sano! Hay que apagar estos trastos y salir a la calle, no podemos perder esa costumbre tan nuestra de salir, charlar y alternar con unos y otros (─¿tú chateas? ─¡y una leche voy a chatear yo!, eso no me lo dices tú en la calle...).




¿Pero saben lo agradable que es dar un paseíto por el parque, paquete de pipas en mano, y sentarse después en un banco a leerse un par de capítulos de un buen libro? Un libro de los de toda la vida, en bendito papel. Y que no nos vengan con milongas de e-readers de tinta electrónica y demás engañabobos. Un sacadinero, como todo. Bastantes cachivaches tenemos ya alrededor como para dejarnos seducir por otro. No sé si se habrán dado cuenta pero no paran de crearnos necesidades...

Mi consejo de hoy: descansen de ordenador al menos un día a la semana (y nada de encenderlo un momentito para leer el correo, eso no vale; quien quiera decirnos algo que nos envíe una carta por correo ordinario o nos llame al fijo) y ya verán la de cosas que pueden hacerse, y lo que cunde, cuando uno no está pendiente todo el santo día de la dichosa pantallita. Nuestra vista, nuestra espalda y cervicales, nuestros dedos, mano y muñeca, nuestras neuronas, e incluso nuestros bolsillos, nos lo agradecerán.

Por cierto, no os preocupéis si dejo vuestros comentarios, caso de haberlos, sin responder. Ya retomaremos la costumbre a partir de la próxima entrada. O no... Desconecto por hoy. C'est fini. Y que yo cuando digo algo lo cumplo, ¿eh? No pienso mirar un blog en 24 horas ...Ya le encargaré a cierta persona que lo haga por mí y me cuente ;-)



13 comentarios:

David dijo...

Me has convencido. Hoy no te dejo ni comentario, para que veas que no voy a usar blogger y soy hombre de (escasa) palabra, pero sí de palabras (porque largo mucho, ya ves).
Ahora en serio.
Es verdad que esto consume mucho tiempo, y que pasear, charlar, leer un libro en papel impreso y pasar las hojas son cosas que no deben perderse. Todo, en su justa medida, supongo.
Paso mañana a leer tu respuesta.
Un abrazo.

Elvira dijo...

A todo hay que encontrarle su dosis adecuada, y algunas cosas son más adictivas que otras. Pero a mí que no me quiten mis ratos de naturaleza, parques o jardines que me muero.

Un beso, Kine

Montse dijo...

Lo siento, Kine, pero esta vez estoy totalmente en contra, creo que hay que adaptarse a las tecnologías en lugar de ignorarlas.
Es como si pretendes ir en carreta cuando existe el coche!
Queramos o no, el mundo avanza muy deprisa y para estar acorde con los tiempos hay que seguir el ritmo.

Evidentemente, como han dicho David y Elvira, hay que tomárselo en su justa medida, tan malo es desconectarse como estar enganchado todo el día. Yo, el fin de semana, suelo desconectar, jeje..

Es curioso, porque precisamente mañana saldrá un post que he escrito sobre "renovarse o morir", seguro que cuando lo leas (un día de estos) cambias de opinión, o no.

Besitos!!

Crowley dijo...

Amigo Kine,
toda la razón. Todo ha de realizarse en su justa medida, que si no, acabaremos por no saber apreciar otras cosas en la vida. Y hay tantas para disfrutar...
Un saludo y feliz descanso computeril de un día.

Mr. Lombreeze dijo...

Lo que hay que hacer es dedicarle a internet no más de 4 horas al día pero siempre DESDE EL CURRO. Y por las tardes al gym y a tomar chocolates con churros o mojitos, según la estación.

Fandestéphane dijo...

Me has convencido Kine... casi cada día me pregunto qué coño hago yo aquí, pero me retengo y continúo. Pero ahora no, ahora ya sé lo que voy a hacer... sólo me faltaba leerte jajaja
Estoy contigo en todo lo que has dicho, y la verdad, llevas mucha razón...

Ahora voy y cierro...

Un abrazo y hasta nunca

Marisa dijo...

No voy a empezar a argumentar las ventajas de Internet y las nuevas tecnologías porque eso es evidente y creo que todos estamos de acuerdo en ello.
Sí matizo que, prefiero un libro de papel, con su olor, su color y su magia, que leerlo por Internet o dedicarme a actividades similares por la Red.
Estoy completamente de acuerdo contigo en que cuando la actividad cibernética pasa casi a sustituir a la personal, social y real, es un grave, gravísimo problema.
Has tocado un tema muy interesante, Kine, y muy actual, amén de oculto entre esta sociedad que cada vez nos hace más cibernéticos que humanos.
Aunque tú creo que tienes las cosas muy claras...

Un beso anticibernético, real.

Lillu dijo...

Yo creo que el mundo de internet y el "tradicional" digamos son perfectamente compatibles. Yo no he dejado de hablar con gente por el hecho de chatear, ni he dejado de leer libros en papel, aunque estoy totalmente a favor del e-book y me compraré uno en cuanto pueda porque me parece muy práctico :) No todos los avances tecnológicos son igual de positivos ni, por supuesto, igual de necesarios, pero hay algunos sin los que yo no concibo ya mi vida. Nunca el conocimiento estuvo tan cerca y tan accesible, y eso yo creo que no se puede considerar una desventaja jamás. Todo, como ya han comentado más arriba, en su justa medida porque cualquier exceso es malo, dentro o fuera de un ordenador :D

saluditos

Myra dijo...

Hola, Kine. Llevas algo de razón en lo que comentas. Muchos días reniego de este invento pero también agradezco el haberme dado la oportunidad de haber contactado con gente como tú. Reconozco que he tenido suerte y he conocido a gente que merece la pena. Por supuesto, sin abandonar muchas de las cosas que comentas así que, como dice Montse todo en su justa medida.

Lo que sí te digo que no pienso sustituir nunca es un libro por un ebook de esos, creo que se llama así. Me encanta poder tocar un libro, acariciar sus páginas y..su olor. Soy una maniática en eso, me encanta abrir un libro y olerlo.

Un beso, para cuando me leas.

Marcos Callau dijo...

Pues sí, voy a hacer caso de tu consejo porque creo que lo voy necesitando. A pasear al parque y a entrar a un Café y, si se nos ocurre algo, a escribir.

Kinezoe dijo...

Dicen que es de bien nacido ser agradecido... Pues eso, muchas gracias a todos por pronunciaros. Prácticamente, estamos todos de acuerdo (de lo contrario no nos habríamos encontrado por estos lares...).

La clave está en saber compaginar Internet con la vida social, en organizarse y repartirse bien el tiempo. Un secretillo: a mí en realidad me fascinan todos los cachivaches electrónicos, aunque no me preocupa en absoluto estar a la última, es más, paso olímpicamente del tema (si viérais mi teléfono móvil...). Eso sí, si me los regalan me encanta examinarlos exhaustivamente hasta descubrir la última absurda funcionalidad que pueda tener el aparatejo. Ahora bien, donde se ponga un buen libro en papel que se quite el más moderno y cómodo lector de e-books que pueda existir. Por ahí sí que no paso (de momento).

Un fuerte abrazo a todos y feliz fin de semana.

Crowley dijo...

NO, de ebooks nada de nada. Donde esté uno de verdad que se quiten los píxeles.
Feliz fin de semana.

Kinezoe dijo...

Gracias, amigo. Un abrazo. Ya sabemos que los fabricantes de e-readers no van a hacer mucho negocio con nosotros dos estas Navidades...