lunes, 8 de febrero de 2016

Ladrón de pasiones (Douglas Day Stewart, 1984)

Al guaperas de Steven Bauer no se le vio mucho el pelo después de trabajar en El precio del poder con Al Pacino (aunque nunca dejó de hacer cine). Su bombazo en solitario, justo al año siguiente de la cinta firmada por De Palma ─y una de mis películas de culto, dicho sea de paso─ es Thief of Hearts (1984).

Ladrón de pasiones, que así se tituló en España, es lo que se denomina una película de sobremesa: argumento de telenovela, banda sonora nominada a los Razzie y guion repleto de tópicos de culebrón barato. Esa es su carta de presentación. Sin embargo, a mí me encanta y no pude resistirme a dejar fiel registro en el blog.


Thief of Hearts. Cartel de la película.


Para mí, Ladrón de pasiones es una maravillosa instantánea de aquellos gloriosos años 80, con su música sintetizada (atención al tándem formado por Moroder / Faltermeyer; de lo mejorcito, y no bromeo), su ingenua sensualidad y su total falta de pretensiones. Su mayor acierto, quizá sea el no tomarse demasiado en serio, como queda de manifiesto en ese prometedor arranque con el Just imagine sonando de fondo en la noche de San Francisco. Será un telefilm, sí. Pero su factura es impecable.

La chica es Barbara Williams, y no os cuento nada más. Simplemente, si alguien se atreve, ya lo sabe: Ladrón de pasiones (hasta el título ahuyenta), esa horterada que fascina a Kine. Avisados estáis. Aunque algún nostálgico, seguro, me dará las gracias por el descubrimiento...


Thief of Hearts. Fotograma de la película.



Se confirma, pues: No todo es kippel en horas bajas. Supongo que se veía venir.

domingo, 31 de enero de 2016

No soporto #29

Dos en uno (sin relación aparente).


Fotomontaje Podemos / Star Wars. Episodio VII


Últimamente, me cansa soberanamente el monotema "Podemos" en política, con sus partidarios y sus detractores, y la desproporcionada, cansina y gratuita campaña de publicidad de "Star Wars. Episodio VII" en todos lados y a todas horas.


Lo bueno nunca necesitó publicidad; se vende solo. A menor publicidad, mayor esperanza de ver cubiertas expectativas. En cuanto a los políticos, este señor lo expresa muy bien.



martes, 26 de enero de 2016

Interludio musical #24

Aquí seguimos (sin periodicidad alguna, pero siempre con la intención).



Hacía tiempo que no sentía algo especial por una nueva canción... Este "Toujours debout", de Renaud, recién sacadito del horno, consiguió transmitirme ese "algo". Mi pie derecho no suele engañarme; cuando una canción me gusta, él sigue el ritmo. Y, si a pesar de la tortícolis que arrastro desde hace unos días, mi cuello también lo acompañó, pues, está claro: ¡quiere decir que me encantó! Es por ello que os la enlazo, aprovechando para enviaros un afectuoso saludo. Hasta la próxima, amigos.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Un cuento de invierno

¿No les da la impresión, amigos, de que ya solo existen dos estaciones en el año? Navidad y verano, y a cada año que pasa menor parece ser el lapso de tiempo entre una y otra. Va todo tan rápido a nuestro alrededor. A veces da vértigo la vida...

Esta canción, a tono con las fechas que vivimos, aún consigue erizarme el vello en alguno de sus pasajes. Disfrútenla sin prestarle demasiada atención al transcurso del tiempo. Freddie Mercury está sublime.





Tan grandioso como el viejo Woody Allen en "Annie Hall", que no puede estar más acertado en sus reflexiones acerca de la vida.




sábado, 12 de diciembre de 2015

Mis cinco de Sinatra

Frank Sinatra


Coincidiendo con el centenario de Sinatra, aprovecho la ocasión para dejaros mis cinco de La Voz. Helas aquí.

"Young at Heart", casi con toda seguridad, la canción de Sinatra que más veces haya escuchado; una delicia. "One for My Baby (and One More for the Road)" e "In the Wee Small Hours of the Morning", dos maravillosos temas para escuchar en la solitud de la madrugada, copa en mano. "You Make Me Feel So Young", una canción tremendamente alegre y vitalista que no podréis dejar de tararear. Y, "Change Partners"; imposible resistirse al cambio de pareja si te lo piden como lo hace el de Hoboken en esta canción.


Un último apunte: recomendaros, para acabar, el blog de toda una institución en el mundo Sinatra, nuestro querido amigo Marcos Callau y su fantástica web dedicada a La Voz (clic aquí). Él os contará a través de mil y una anécdotas la vida y obra de este genio atemporal de ojos azules, el Mozart de los crooners. Porque, no solo de Dino vive el hombre...

Y ahora, ¡que suene la música sin más preámbulo ni dilación!


Young at Heart


One for My Baby (and One More for the Road)


You Make Me Feel So Young


In the Wee Small Hours of the Morning



Change Partners



¡Ahí queda eso!

lunes, 9 de noviembre de 2015

domingo, 1 de noviembre de 2015

Jazz Sessions (LI)

Portada del álbum "Secret Combination" (Randy Crawford, 1981)


Hay lluvias que abrigan, lluvias que reconfortan. Buen ejemplo de ello es esta magnífica canción de Randy Crawford del año 1981: "Rainy Night in Georgia". Segunda vez que aparece esta artista en el blog (la primera, aquí).

Todo un lujo para los oídos. Un deleite para las almas solitarias y noctámbulas que pueblan la gran ciudad. Jazz sencillo, directo, elegante; con un aire pop que lo hace fácilmente escuchable. Porque hay veces en las que sí llueve a gusto de todos.




Nota: El efecto de la lluvia en el vídeo me pareció acertado por la capacidad para meternos en situación, pero no forma parte de la canción.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Por llevar la contraria

Creo estar volviéndome viejo, o, mejor dicho, haciéndome mayor (vieja es la ropa). La cuestión es que, de un tiempo a esta parte, me he dado cuenta de que no me interesan en lo más mínimo directores de cine de los que antes no me perdía ni un solo estreno. Léanse, los Coen, Woody Allen, Clint Eastwood y algún otro cineasta que en tiempos fue grande. A todos dejé de seguirlos fervorosamente hace más de 10 años, y, créanme, me preocupa esta apatía. Para más inri ─y no sé si será por llevar la contraria─, me encanta salir por otros con tan mala fama como Ridley Scott, habitualmente masacrado por crítica y público. Suponiendo que tan solo hubiera dirigido "Alien" y "Blade Runner" hace más de treinta años, ya habría cumplido con creces en esto del Séptimo Arte.

"Gladiator", "Black Hawk derribado", "American Gangster" ... incluso "Prometheus" resulta interesante. Sigo apostando por él: aún no vi su "The Martian", pero me encantaría hacerlo.


Ridley Scott en plena faena.



Como veis, esto no es más que otra de esas entradas insustanciales que vuestro amigo Kine se despacha cada equis meses para que no le den el blog por abandonado. Sigo sin nada interesante que contar; donde antes había un exceso de ocio, ahora hay descanso, sin más. No tengo televisión ni smartphone, no voy al cine, casi que ni leo y tampoco estoy apuntado a ningún gimnasio. No sé si todo esto es bueno o malo, pero es así en mi caso. Trabajo, descanso y "contemplación"; dejándome llevar por la inercia de una rutina que acaba siempre imponiéndose. Fase de pasatiempos poco exigentes y un cierto número de vicios, confesables todos, para aliviar el camino. Ni que decir tiene que el teclado sigue siendo para mí en estos momentos una sopa de letras irresoluble.

En cualquier caso, poco a poco y sin prisas. Según vaya saliendo.