viernes, 29 de enero de 2010

Tener y No Tener (Howard Hawks, 1944)


Una de las piezas clave dentro de la extensa y rica filmografía de Howard Hawks. La película en la que surgiría el idilio entre esa maravillosa pareja de actores que eran Humphrey Bogart y Lauren Bacall (se casarían al año siguiente), y quizá uno de los trabajos que más parecido guarda con ese otro gran clásico imperecedero, la mítica "Casablanca".

A menudo se cuenta que Hawks andaba interesado en que su amigo Hemingway adaptara una de sus obras para la realización de una película. El escritor siempre le daba largas aduciendo que no le interesaba correr ningún riesgo con la incursión en un género que no dominaba. Al final Hawks le propone un reto y el escritor acaba picando el anzuelo. El reto, conseguir hacer una buena película de su peor novela. La novela, Tener y No Tener.

Ambientada en tiempos de la Segunda Guerra Mundial (como la de Michael Curtis), y con el amigo Bogey haciendo un papel muy similar al que hizo en aquella, en Tener y No Tener se nos narran las circunstancias que llevan a un hombre, en principio sin compromiso político alguno, a poner su barco de alquiler al servicio de la Resistencia francesa en la Martinica, en una arriesgada misión que bien podría costarle el cuello.

Pero no es eso lo que más interesa al espectador que sienta a verla. Lo que verdaderamente cautiva de esta película es ver a esa inolvidable pareja que formaban Bogart y Bacall intercambiar frases y miradas como pocas veces se había visto antes en cine. Sin duda alguna, lo mejor de la película es la brillantez y el ingenio de los diálogos. Jules Furthman (El Expreso de Shanghai, Río Bravo) y William Faulkner, a quien se atribuye la autoría de la escena en que Bacall le dice a Bogart que silbe si la necesita, fueron los coartífices de tan magnífico guión.







A destacar también la excelente fotografía de Sidney Hickox (colaborador habitual de Hawks) ─me encantan el magnífico juego de sombras y la iluminación de los ojos en todos los planos─, y las intervenciones de uno de los mejores secundarios del Hollywood clásico: Walter Brennan. Entrañable el personaje de Eddie.





Me despido de ustedes hasta la próxima entrega no sin antes dejarles la famosa escena en que Bacall explica a Bogart cómo se silba. Estuve buscando también aquella otra en la que un inspirado Bogart insta a Bacall a que dé una vuelta alrededor de él (la de las cuerdas), pero no la encontré... Estén atentos la próxima vez que la vean ;-).


15 comentarios:

ethan dijo...

Le tengo un cariño especial a esta película. No sé las veces que la habré visto. Es la que elegí para iniciar el blog.
Un abrazo!

Myra dijo...

Me encanta esta peli. Es de esas películas que no puedes imaginarla más que en blanco y negro. Para mí un maravilloso blanco y negro, como bien dices tú. Maravillosa pareja, clase, ironía..a raudales.

Un placer de fotos y un placer de vídeo.

Un beso, Kine.

David dijo...

Pues a mí me gustó, pero sin más. No es de mis favoritas de Hawks. Un saludo.

Elvira dijo...

¡Fantástica!!! Me encantan estos dos actorazos juntos, salen chispas.

Muy buena entrada, Kine. Un abrazo

Dana Andrews dijo...

Esta entrada tiene mucha clase, amigo. En primer lugar te alabo el gusto en reseñar una de mis películas favoritas. En segundo lugar, tienes mucha razón en lo de los diálogos. Jamás se ha visto en el cine una química y unops diálogos como los que había entre "la flaca" y el bueno de Bogey. Fue maravilloso que los reunieran aquí y que ella temblara de emoción por trabajar junto a una estrella... estrella que después sería su marido hasta la muerte. Es una joya, una obra maestra de arte y la fotografía, por supuesto, espléndida. La segunda fotografía en que Humphrey le da fuego a Lauren me encanta. Gracias por traernos esta joya.

Fandestéphane dijo...

Me gusta Bogart, me gusta Bacall, me gusta Hawks y me gusta la película. Pleno al quince!!
Y también me gusta la entrada, por supuesto.

Un fuerte abrazo, Kine

Francisco Machuca dijo...

Fantástico post,amigo.Mis noches de insomnio lo colma el cine clásico.El otro día vi por trillonésima vez Río Bravo de nuestro amado Hawks y me puse a escribir una reseña al mismo tiempo que sonaba ininterrumpidamente en mi equipo de música nuestro tambíen querido Dino,el tema principal de la película.
Tener o no tener fue la propuesta del gran Hawks a Hemingway de llevar a la pantalla una mala historia del escritor americano y como resultado...el tiempo sigue hablando de ella.

Un fuerte abrazo,Kine.

Kinezoe dijo...

Ethan:
Gran película. Y como las grandes obras, mejora con el tiempo. Buena decisión la que usted tomó ;-).


Myra:
Pues existen algunas escenas en color. ¿Que no me crees?, pulsa aquí ;-)
Sin embargo, donde se ponga una buena y amplia gama de tonos grises que se quite todo el color del mundo, al menos en lo que a cine clásico se refiere... Jeje...
Me alegro de que disfrutaras la entrada.


David:
Si te soy sincero la primera vez que la vi tampoco me entusiasmó demasiado. Después, conforme la he ido viendo una y otra vez ha ido mejorando progresivamente hasta acabar por fascinarme. Y me gustan mucho más los intercambios verbales y la química que destila su pareja protagonista que la historia en sí, que dicho sea de paso, tampoco es gran cosa. De hecho, como comento en la entrada, el guión está inspirado en una de las novelas más flojas de Hemingway (la peor según su autor)... una historia de refugiados políticos sin mucha chicha (en la adaptación al cine se cambiaron escenarios y personajes; se hizo un remozado bastante curioso).
Hoy en día, casi la venero ;-)


Elvira:
Se comen la pantalla. Su sola presencia, sin necesidad de articular palabra, lo inunda todo.
Me alegro de que gustara la entrada.


Dana Andrews:
Supongo que debieron confluir muchos factores para que el resultado en pantalla fuera tan bueno: el gran acierto de Hawks a la hora de buscarle compañera a Bogart, los chispeantes diálogos fruto de unos inspirados y talentosos guionistas y la verdadera química, absolutamente real, que surgiría entre la genial pareja. Todo ello unido daría lugar a esta pequeña joya titulada "Tener y No Tener". Algo irrepetible.
Celebro que te gustara, amigo


Fandestéphane:
Y a mí me gustan tus comentarios y sé que, además de todo lo que mencionaste y por encima de ello, siempre estuvo y estará tu querida Collette... Jeje... Buen gusto, amigo ;-)
Me alegra saber que te gustó la entrada.


Francisco Machuca:
No es mala opción ésa para ir quitándole horas a la noche... ¡¡¿¿Río Bravo??!!... Mi indiscutible número uno de este cineasta. Uno de los mejores westerns de la historia, la película donde se dan cita todas las claves de su cine, y encima, con nuestro querido Dean Martin haciendo un papel que borda. John Wayne, Walter Brennan, Ricky Nelson (canción incluida)... Si la reseña que escribías es sobre este film ya ardo en deseos de leerla (y si no también)... ;-)
Me alegra saber que te gustó la entrada, amigo. Y por supuesto que se seguirá hablando de "Tener y No Tener". Ya es tan inmortal como su pareja protagonista...




Como siempre digo, muchas gracias a todos por dedicar parte de vuestro preciado tiempo a visitar mi blog, gracias también por dejar escritas unas palabras, tengan ustedes un muy buen fin de semana, y ya saben lo que tienen que hacer con esas horas muertas en las que las manecillas del reloj parecen haberse congelado: ver cine clásico del consagrado. Es jugar sobre seguro.
Un fuerte abrazo a todos ;-)

Myra dijo...

Kine, odio las pelis coloreadas!!. Las prohibiría, menudo sacrilegio..
Con lo maravilloso que es el blanco y negro..Seré de este planeta!!

Besos en blanco y negro.

dvd dijo...

Ya no se hacen películas así... es lo más sincero que puedo decir...

Kinezoe dijo...

A mí tampoco me gustan, Myra, ese tipo de películas. Deberían preocuparse únicamente de restaurarlas y dejarse de pamplinas.
Besos remasterizados ;-)


Cierto, dvd. Es más, si Hawks siguiera vivo y en activo, aparte de las limitaciones inherentes a una edad tan avanzada, se encontraría hoy en día con el gran problema del casting. Soy incapaz de imaginarme a ninguna otra pareja de actores actuales en los papeles de Bogart y Bacall.
Un saludo.

xabipop dijo...

Ciertamente, es una película fascinante de cabo a rabo. Una parada obligada para cualquier cinéfilo y amante del cine. Igual de fascinante que Howard Hawks, al que veo por otras entradas que le tienes presente en tus plegarias. Una vez oí sobre él que se trataba del único director de la historia del cine que posee al menos una obra maestra en cada género. Ahí es nada.

Te sigo por vecinos comunes. Ya sabes como es esto de los blogs...

Un saludo.

Kinezoe dijo...

Si no es así lo que dicen, xabipop, poco le falta, pues incluso tocó la ciencia ficción con "El enigma ...de otro mundo" (aunque sin acreditar). Eso es versatilidad.

Muchas gracias por tu seguimiento, amigo. Son ya tantas las ramificaciones en Blogger que no doy abasto... Jeje... Pero pasaré por tu "casa", tenlo por seguro ;-).

Saludos.

Miguel dijo...

Un blog muy interesante, no lo conocía y le agradezco que lo actualice periódicamente con nuevos contenidos.

Kinezoe dijo...

Gracias, Miguel. No lo actualizo tanto como quisiera pero ahí seguimos.

Saludos.