domingo, 18 de octubre de 2009

Gilda (Charles Vidor, 1946)

Me gustaría hablaros largo y tendido acerca de las virtudes de "Gilda", otro de los grandes iconos del cine clásico, pero teniendo en cuenta que transcurrieron ya 63 años desde su estreno y que en un par de clics de ratón podríamos hacer llegar a nuestra pantalla cientos de sesudos análisis elaborados por gente que de esto entiende mucho más que yo, creo, sinceramente, que no merece la pena el esfuerzo. Además, hoy no estoy por la labor de teclear demasiado...




Baste con decir que en "Gilda" podemos encontrar, entre otras cosas, uno de los triángulos amorosos más turbulentos de cuantos se hayan podido ver en la pantalla grande: el formado por Rita Hayworth, Glenn Ford y George Macready, espléndidos todos; unas cuantas bofetadas de pura antología (me consta, y además se aprecia, que alguna mano se escapó verdaderamente); y uno de los stripteases más castos a la par que sensuales de todo el periodo clásico (recuérdese aquel famoso guante -objeto de ensoñación de toda una generación- que haría correr ríos y ríos de tinta).

Y bien, como la escena del guante está ya pelín trillada (aunque no seré yo quien se canse de ver a la alegre femme fatale contonearse al ritmo de "Put the Blame on Mame"), preferiría cerrar la entrada con otra escena distinta.

Aquí tienen a la pelirroja de ensueño -las piernas cruzadas, el cabello sobre los hombros y guitarra en mano-, entonando la canción mencionada en lo que hoy denominaríamos un «acústico». La magia del cine consiste en hacernos creer que la voz que escuchamos era realmente suya. Así debe hacerse un playback, señores.



A Glenn Ford le despertó; a mí no me habría permitido conciliar el sueño en una semana... Grande Hayworth. ¿Sabían ustedes que por sus venas corría sangre sevillana por parte de padre? Margarita Cansino era su verdadero nombre. Qué increíble fotogenia...



11 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Tal vez el guantazo más famoso de la historia, ¿no crees?. Una peli mítica.
Saludos

fandestéphane dijo...

Fantástico Kine... hace muchos años que la vi, y al oir cantar esa belleza me entran ganas de volverla a ver. Entre tú, Vivian y Myra, me estaís pervirtiendo y estoy dejando de ser lo que era.
Y me gusta, que coño!!
Me la bajo también.

Saludos

Javier Márquez Sánchez dijo...

¡Qué grande! Obra maestra absoluta, de esas películas que te transportan a otro tiempo y lugar... La magia del cine de verdad.

Vivian dijo...

Un clásico imprescindible para cualquier cinéfilo, sin duda, y parafraseándote un poco, la magia del cine consiste en gran parte en eso, en hacer soñar, a los hombres, con ella, a las mujeres, en ser como ella.
Me encanta esta película y me encantó la entrada que le dedicaste, siempre he preferido los escritos desde el sentimiento a los análisis sesudos, aunque también estos últimos pueden llegar a interesarme.

Un beso

Myra dijo...

Me pregunto muchas veces porque ya no se harán pelis así. Y no creas, que me da rabia hacerme esa pregunta porque creo que es un síntoma de que el tiempo pasa.. vamos, que una se hace mayor. Pero qué le voy a hacer..a mí ese es el cine que me gustaba a rabiar. El de hoy, pues sí me gusta. Uno más que otro pero, lo que se dice a rabiar... no
Maravilloso blanco y negro, maravillosos actores, mágicos.
Y a parte del famoso guante que se quita Gilda, yo destacaría otro. Ese precioso vestido negro que ella luce como eso, como un guante.

Un beso muy nostálgico.

Dana Andrews dijo...

Maravillosa, irrepetible este turbulento bellezón llamado Gilda. Rita está incomparable, única. Cuántas veces imitada y nunca igualada. EL baile del guantecito es el mejor ejemplo del erotismo insinuado y a Rita no le hace falta enseñar nada. Pero siempre me llamó la atención la cara que pone después de recibir el bofetón de Ford. Eso es vicio... Un abrazo. Genial entrada y magnífico video musical (el mismo que hubiera elegido yo).

Keith dijo...

I love this film. One of my favorite classic movies. I'm a big fan of Rita. So beautiful. Great blog post. Hope you had a nice weekend. Cheers!

Kinezoe dijo...

Sin duda Crowley, el más famoso. Por cierto, ahí es donde deberían quedarse todos los guantazos, en el cine.

Me gusta verte contento fandestéphane. Si con mis entradas contribuyo al menos un poquito a que te sientas mejor, ya me doy por más que satisfecho :-)

Muy grande Javier. Los grandes clásicos tienen además la ventaja de que van ganando con el tiempo, es impresionante.

Curioso lo que comentas Vivian, precisamente esta noche estuve hablando con una persona acerca del inmenso glamour y elegancia que desprendían las actrices del Hollywood clásico. Todo esto se perdió, ya sólo quedan curvas artificialmente moldeadas y mucho bronceado de salón. Me alegro de que te gustara la entrada.

Myra, me encantó tu comentario. Describes perfectamente la sensación que me invade a mí; ya no se hacen películas así. Es más, me temo que por más que me guste una película de hoy en día, será imposible que llegue a sentir lo mismo que siento por una de estas joyas de antaño. Y tendrá algo que ver mi nostalgia sí, pero no es sólo eso... Allí había talento, mucho talento. Y sensibilidad, elegancia, otro tipo de belleza, etc.
Por cierto, una curiosidad, ¿sabías que en la escena en que Rita canta esplendorosa el "Put the Blame on Mame" llevaba puesto un corsé para disimular un poco la barriga que le había quedado tras el parto de su primera hija, pocos meses antes de comenzar la filmación? Nadie lo diría, ¿verdad?

Jeje... Tenía carácter sí. Una mujer de armas tomar, Dana. Gilda fue el papelón de Rita, de eso no cabe la menor duda. Me alegro de coincidir en gustos contigo. A mí es que este vídeo me encanta, por eso lo puse :-)

I'm glad you liked the post, Keith. Rita looked so pretty in this movie... Have a nice week. Cheers, my friend!

Kinezoe dijo...

Ah, se me olvidaba, muchas gracias a tod@s por vuestras palabras.

Beso para ellas, abrazo para ellos ;-)

Francisco Machuca dijo...

Sin duda,una de las grandes películas de la historia del cine,es decir, de esas que nunca se olvidan.

Precioso post.
Un abrazo.

Kinezoe dijo...

Gracias Francisco, me alegro de que te gustara :-)

Un abrazo, amigo.