viernes, 9 de septiembre de 2011

Decálogo de buenas costumbres

No son las Tablas de Moisés. Tampoco me preocupé de ordenarlo según relevancia. Ni te garantizan que vayas a ser más feliz. En fin, como dijo aquel, estos son mis principios; si no os gustan tengo otros.

  • Si no quieres que se enteren, no lo cuentes. Creo que esto es también un viejo proverbio chino (en algo coincidimos).
  • Habla sólo por detrás lo que estés dispuesto a decir a la cara llegado el momento. Evita entrar en chismes y critiqueos.
  • No hables de política, fútbol o religión con desconocidos. La gente es muy susceptible con estos temas. No confíes en que tu interlocutor tenga el mismo sentido común que tú.
  • Acostumbra a dar los buenos días y a ser agradecido, sobre todo con quien lo merece. Aún no cobran por ello.
  • A veces es necesario hacerse el tonto. Háztelo; no quiere decir que lo seas.
  • Mantente al margen ─o pon en marcha el protocolo de medidas indirectas─ mientras el asunto no te toque de cerca. Si crees que puedes salir airoso y merece verdaderamente la pena, pasa directamente a la acción. Contundencia, eficacia y discreción.
  • Procura tener siempre un comportamiento lo más cívico posible. No obstante, todo tiene un límite: en una gran ciudad, raro es que yo camine más de 200 metros en busca de una papelera. Si Urbanismo no hace su trabajo, yo tampoco hago el mío (no me voy a ir a casa con el papelito del chicle en el bolsillo).
  • En general, en la vida, un puntito de desconfianza te ayudará a ahorrarte más de un chasco. La ingenuidad ya sólo se encuentra en el cine clásico.
  • En la taquilla del cine, pide siempre la entrada por el título de la película (aunque esté en chino mandarín), nunca por el número de la sala donde la proyectan. Y recuerda que hasta la última letra de los créditos todo es película. Estos son sólo algunos de los detalles que distinguen a un cinéfilo de pro de alguien que va simplemente a echar el rato (que tampoco es malo, dicho sea de paso). Otro de los detalles que nos diferencian es que normalmente el cinéfilo va siempre con las ideas muy claras, llega al cine decidido de casa (a veces incluso hasta predispuesto). Por tanto, es impensable que se plante delante de la cartelera, brazos cruzados, a pensar qué puede ver (a menos que se haya quedado sin butaca, cosa rara, porque usualmente también es bastante previsor en materia de tiempos...).
  • Nunca se tienen suficientes amigos (en el mundo real, no en el Facebook), pero recuerda que la familia es la familia. Y la blogosfera es real, por supuesto. ¡Vaya que si lo es! ;-)

Ya sabemos que un decálogo no tiene por qué incluir necesariamente diez sentencias, pero, como me sentía con cierta "inspiración" esta tarde, quise llegar a ese número, jeje... De hecho, ganas me dan de seguir con el tema (yo es que veo una lista y me pierdo). Sin embargo, mejor dejarlo aquí; no quisiera aburriros demasiado con cosas muy mías. [...] Oye, hace tiempo que no suena Queen ¿verdad? Pues eso, con ellos os dejo. Buen fin de semana.


13 comentarios:

abril en paris dijo...

Como declaracion de principios está bastante bien , es más casi la suscribo :-)
Es Vd. muy sensato la verdad y eso da confianza.
Por añadir:
No olvidar que detrás de ésta pantalla hay seres humanos, no estás loco :-)
No hablas solo ,alguien lo lee y te escucha.
( Me lo digo por si las 'flys' )

Dos hurras por la "Reina"

Y un besito para ti.:-)

P.D. Bonito cambio.

Myra dijo...

Hola, Kine. Qué rato tan bueno me has hecho pasar con tu decálogo...Algunos son geniales. He sonreído con el de el civismo y la papelera. Lo del puntito de desconfianza yo lo dejaría en un muchito, lo malo es que desconfiamos cuando ya nos hemos llevado el chasco..
Muy surtidito tu decálogo, sí señor. Pero qué arte tienes! Como se nota tu origen andaluz.


Sabiduría, ironía y humor..así resumiría yo tus principios.

Un beso

Kinezoe dijo...

Hola, Abril. Suscribo tus añadidos; están más que corroborados con la experiencia diaria... Muchas gracias también por lo de sensato. Y por todo lo demás. Me alegra que te gustara el nuevo look del blog; ya le iba tocando cambio después de casi tres años...
Besitos.


Hola, Myra. Tú has sonreído con mi entrada y yo he sonreído con tu comentario. Pues qué quieres que te diga... ¡que me ha encantado! ^_^ La última frase es para enmarcarla. Tú sí que tienes arte, ¡y sin ser de Andalucía! (eso creo), jaja... :P Seguramente sea este el decálogo más raro y heterodoxo que hayas leído, pero bueno, son parte de mis principios (algunos, más que principios, podrían catalogarse como "manías"). En fin, supongo que cada cual tiene los suyos. Me alegra que te gustaran estos. Ya me conocéis un poco mejor ;-)
Besos.


¡Feliz fin de semana a las dos! Y aprovechad estos últimos días del verano que en menos que canta un gallo está El Corte Inglés anunciando que ya es Navidad (y yo con estas pintas)... ;-)

David dijo...

Está bien tu lista, como dice abril.
Pero, por ejemplo...
...yo no me quedo a ver todos los títulos de crédito (depende de si la música es buena y la película me ha gustado; a veces sí, otras no; si la película ha sido aburrida, no sé ni por qué voy a quedarme a los créditos).
Pasa buena semana (que ya es domingo).

Marcos Callau dijo...

Pues buen decálogo, sí señor. Nunca está de más algo de "Queen" y más ahora que hubiéramos celbradoe l cumple de Freddy. Un abrazo.

Valverde de Lucerna dijo...

Estabas inspirado, parecías un Moisés del siglo XXI. Está bien reflexionar un poco de vez de en cuando y más con un puntito de humor que le pones.
Buen final con the Queen.
Un saludo.

Kinezoe dijo...

* DAVID: Por lo general, yo nunca voy al cine con prisa. Ni voy ni salgo con prisa de la sala a menos que apremien ciertas necesidades fisiológicas, de manera que me gusta dejar que vaya saliendo la gente, que vayan desalojando el pasillo, mientras yo me quedo con la música de los créditos finales. Evidentemente, no en todas las pelis me quedo hasta el final, depende de lo que me haya gustado la cinta. Pero vamos, que no me intimida una limpiadora con plumero... El precio de las entradas sí que es como para salir corriendo (¡pero antes de entrar!, jeje...). Hace unos años, cuando no había Internet, sí tenía más sentido quedarse hasta el final de los créditos si lo que pretendías únicamente es averiguar el nombre de una canción de la banda sonora. Ahora tenemos todos los datos a un clic de ratón. En fin, costumbres de cada uno ;-)
Feliz semana. Lunes...

* MARCOS: Gracias, amigo. Ya que lo mencionas, a punto estuve de colgar este vídeo el otro día con motivo de tan señalada fecha. Un abrazo.

* VALVERDE:
Jajaja... No, yo no pretendo que se sigan cual mandamientos divinos. Esto son preceptos absolutamente personales ;-) El final con Queen es lo mejor de la entrada, sin duda. Gracias por la visita. Un saludo.

cansadousa dijo...

Haberlo leído tarde me sirve para empezar más alegre la semana ;)

Sese dijo...

Bastante de acuerdo con las sentencias. Sería pensar un poco que en el mundo no estamos solos y debemos de vez en cuando pensar en los demás, con unos cuantos consejos para sobrevivir en esta jungla. Acaso cambiaría lo del papelito EN LA CIUDAD por las colillas, cuando fumaba no dudaba en tirar la colilla al suelo, bastante perseguidos están los fumadores para que encima de verse obligados a fumar en la calle no dispongan de ceniceros públicos.

En fin, felicidades por el nuevo diseño.

Licantropunk dijo...

Y como muy lejos, muy lejos, pide la fila 8: para ver la tele ya nos quedamos en casa. Y del lado izquierdo de la sala, a poder ser. También me apunto la primera: no cuentes la película.

Felicidades por tu artículo de Dean Martin de la caja. Ya lo he leído. Muy interesante. Yo pensaba que ese tipo se había pasado toda su vida bebiéndose hasta el agua de los floreros. Claro, por el personaje de "Rio Bravo". Así que no chirría encontrárselo en este especial "Drogas", chirría después de leer el artículo, ja, ja.

P.D.: me parece que en "Super 8" los "cubitos" tienen su importancia. La chatarra era para hacer un superelectroimán, pienso. Eso sí, la utilidad de esos cubitos del "tente" me parece la mayor fantasmada de la película.
No entro en más detalles, no sea que contradiga el principio antes enunciado y alguno que no haya visto la película me lo eche en cara.

Saludos.

Kinezoe dijo...

* CANSADOUSA:
Entonces lo leiste en el momento adecuado. Muchas gracias por la visita, amigo. Que vaya bien la cosa ;-)

* SESE:
Yo el problema de las colillas nunca lo tuve: no fumo. Y veo que tú hablas en pasado; eso está bien. Me alegro que más o menos coincidamos con las sentencias. ¡Y que te guste el nuevo diseño! Como puedes comprobar, he optado además por un tamaño de fuente más bien grande, con negro sobre blanco, para facilitar su lectura en la medida de lo posible. Hay que mirar por la ojos, ¡y nunca mejor dicho! ;-) Muchas gracias por tus palabras. Un saludo.

* LICANTROPUNK:
Siempre fila central (o una o dos por delante, dependiendo de las características de la sala) y centradito, esas son mis preferencias. Si te vas al fondo no aprovechas el mayor tamaño que te ofrece una pantalla de cine; estaríamos desperdiciando campo visual sin superficie de proyección, claro que al fondo se van algunos para hacer otras cosas, jeje...

Gracias por lo del artículo. Yo aún no leí los tuyos por falta de tiempo (ya te contaré). En cuanto a lo de Dean Martin se demuestra, al menos, que era un estupendísimo actor: ¡nos tenía engañados a todos! ;-)

Nota 1: El imán se formará con la chatarra del pueblo, pero te digo yo que la nave también. No hay más que ver ese esperpento de última escena, en la que hasta el colgante del niño se acopla a la nave (y ahí el imán ya estaba hecho). Nada, nada... los cubos, una patochada (eso es cosa del de "Perdidos", fijo). Aun así, repito, la peli me gusto. Más o menos.

Nota 2: El primero de mis principios está enunciado en un sentido más amplio, no está circunscrito a las películas. O sea, que no te fíes de confiarle un secreto a nadie; tarde o temprano acaba saliendo a la luz, jeje...

Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

Elvira dijo...

Hoy me quedo con esta: "A veces es necesario hacerse el tonto. Háztelo; no quiere decir que lo seas." Y mañana seguramente eligiría otra.

Un beso, sabio Kine!

Kinezoe dijo...

Muchas gracias, Elvira. Pero de sabio nada; curioso como mucho, y aprendiz de todo, jeje...

Un beso, resalá! ;-)