jueves, 13 de enero de 2011

Islas Georgias del Sur




Las islas Georgias del Sur, situadas a unos 1.400 km al este de las Islas Malvinas (ambos archipiélagos bajo la jurisdicción del Reino Unido y en constante reivindicación por parte de la República de Argentina, dicho sea de paso), constituyen el hogar de una de las mayores colonias de pingüinos rey que se conocen. Sus playas son mundialmente conocidas por ser también el lugar elegido por los elefantes marinos del sur para aparearse en la época de celo. Son famosas sus encarnizadas luchas territoriales por hacerse con el control del mayor número de hembras posible.




Siempre me fascinó la belleza y el exostismo de estas imágenes. Viajemos a través de ellas; es lo que nos queda a los pobres... Y en la próxima entrada retomamos el concurso.

* Pingüinos Rey posando para foto:





* Gran colonia de pingüinos rey:





* Elefante Marino del Sur llamando a la amistad:



* Crías de elefante marino (también posando):



* Cría de pingüino rey (en primer plano y con pelo marroncito), pingüino rey adulto y elefante marino del sur abriendo la boca (como es costumbre en él), todos mirando al mar:



* Trozos de hielo grande y pequeños encontrados por la zona:







Nota: Todas las fotos fueron obtenidas de sitios públicos de Internet. En ninguna de las páginas se hacía mención a los autores de las mismas, de ahí que no aparezcan referenciados.

17 comentarios:

Myra dijo...

Oh, Kine..cuánto he disfrutado con esta entrada!. Sabes que a mí siempre me fascinaron estos animales tan elegantes y simpáticos? Con ese caminar tan característico y esa planta..

Por esta vez, una cría no llega a ser tan bonita como lo es en la edad adulta y ya es raro que se de esto entre los animales. Es más bonito el pingüino rey adulto.

Las fotos que has puesto son espectaculares y, a medida que iba viéndolas y la pantalla iba bajando...me encuentro con el broche de oro de esta entrada en forma de canción. Me encanta Mirando al mar, de Jorge Sepulveda. Qué canción tan bonita.

He disfrutado mucho.

Un beso agradecido.

Lillu dijo...

Me gustan mucho los pingüinos y esas imágenes son una preciosidad. Y la canción le va fantástica! Me has arrancado una sonrisa con los comentarios, además :D Gracias!

saluditos

Fandestéphane dijo...

Estupenda entrada Kine, me ha gustado mucho. Hace pocos días vi un documental sobre la Tierra del Fuego y el viaje que realizan unos barcos repletos de turistas para ver los icebergs, pero ninguno como ese pedazo grande de hielo que nos muestras, tiene que ser espectacular verlo en vivo y en directo. También me ha encantado esa foto con los cuatro ping¨uinos, tan elegantes ellos...

Y como dice Myra, el broche de oro con Jorge Sepulveda y Mirando al mar. Entrada perfecta.

Un abrazo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Vaya, compa Kine, espectacular el reportaje. Me ha hecho recordar un programa que estuve viendo el pasado domingo por la noche, un Desafío Extremo, de Javier Calleja, en Cuatro, en el que escalaba un pico retiradísimo junto a Ushuaia. Espero que lo vieras, porque, vista esta reseña, seguro que la disfrutarías un montón. La verdad es que son paisajes espectaculares, aunque a mí, personalmente, he de confesarlo, me imponen bastante, me sobrecogen demasiado: vaya, que más que disfrutarlos, los "sufro"; creo que sería incapaz de encontrarme cómodo ante un panorama ten desolador, aun bello...

Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

Elvira dijo...

Yo también viajo gracias a las fotos, Kine. Y me ha encantado el viaje, gracias!

Besos

Francisco Machuca dijo...

Bonito post.Me gusta los pingüinos,quizá porque los descubrí en la película de Disney,Mari Poppins.Mira que llegan a bailar bien.Yo solía imitarlos muy bien en las fiestas.
Un abrazo.

Kinezoe dijo...

* Hola Myra. Me alegra que hayas disfrutado esta entrada. Estoy contigo: los pingüinos rey adultos son mucho más bonitos. Y la canción, una preciosidad.
Un beso-rey ;-)

«Bajo el palio de la luz crepuscular,
cuando el cielo va perdiendo su color,
quedo a solas con las olas espumosas
que me mandan su rumor»


* Celebro que te hayas divertido, Lillu. Esa era la idea, pasarlo bien mientras veíamos unas fotillos que no se ven todos los días.
Saluditos.

«Ni un lejano barquichuelo que mirar,
ni una blanca gaviota sobre el mar...
Yo tan sólo recordando la aventura que se fue,
la aventura que en sus brazos amorosos disfruté,
bajo el palio sonrosado de la luz crepuscular»


* En efecto, Fande: espectacular. A mí me impresionó cuando la descubrí y de inmediato me puse a imaginar cómo sería estar allí, al lado de ese enorme bloque de hielo. Para qué ingente cantidad de cubatas tendríamos con todo eso ¿verdad?, jejeje...
Un abrazo.

«Mirando al mar soñé
que estabas junto a mí.
Mirando al mar yo no sé qué sentí,
que acordándome de ti, lloré»


* Hola Manuel. ¡Mecachis!, esta semana me perdí el programa. Pero sí, me gustan. Me encantan todos esos documentales que nos muestran esos otros mundos tan distantes y distintos al nuestro cotidiano.
Seguimos trasteando. Un abrazo ;-)

«La dicha que perdí
yo sé que ha de tornar,
y sé que ha de volver a mí
cuando yo esté mirando al mar»


* Y tanto que viajas, Elvira. Tú además eres ya una experta fotógrafa. Gracias a ti por la visita.
Besos.

«Mirando al mar soñé
que estabas junto a mí.
Mirando al mar yo no sé qué sentí,
que acordándome de ti, lloré»


* A mí me fascina el típico vaivén lateral de los pingüinos. Y con lo torpes que son en tierra es increíble ver cómo se desplazan en el agua. Son auténticos misiles balísticos.
Un abrazo, Francisco.

«La dicha que perdí
yo sé que ha de tornar,
y sé que ha de volver a mí
cuando yo esté mirando al mar...»


Vaya estrofas tiene este tema, ¿eh?... Muchas gracias a todos por pasar por aquí.

Montse dijo...

Esta entrada es preciosa, Kine, nos transporta a ese mundo único y fascinante en donde el hombre aún es un inútil y los simpáticos pingüinos son los reyes.
Me encatan los pingüinos, las únicas aves marinas que no vuelan, algo más o menos como nosotros que nos gustaría viajar pero no tenemos alas.
Un reportaje estupendo, con buenas fotos y la canción más entrañable de Jorge Sepúlveda.

Ha sido un paseo divertido y hermoso.
Un beso!!

abril en paris dijo...

Unos personajes muy elegantes esos pingüinos ja ja.. y simpaticos desde luego. No hay duda de que estamos en invierno. En la 1ª foto parecen estar mirando ese arcoiris a lo mejor cantando over the rainbow :-))

Saludos.

Estrella Altair dijo...

Me quedo un rato por tu blog, aunque se respira frio con esas fotos tan bonitas...

y con ese reportaje que nos regalas..

pero me he quedado por que tu avatar...me encanta, el glamour del Sr. Dean Martin es uno de mis preferidos..

Saludos

Marcos Callau dijo...

Kinezoe, ha sido estupendo viajar contigo a bordo de estas imagenes hasta las Islas Georgias del Sur. La primera imagen con el arco iris sobre los pingüinos es fascinante (¿Por cierto la diéresis se sigue escribiendo R.A.E.?). En general todas las fotografías son impresionantes y las crías de elefante marino son siempre muy simpáticas. "Mirando al mar" soñé que estabas junto a mí era una de las canciones preferidas que mi abuelo le cantaba a mi abuela cuando eran novios. A mí me encanta esta canción y la voz de Jorge Sepúlveda. Muy agradable encontrar esta mñusica por aquí, Kine. Tú siempre tienes estas cosas que diferencian tu blog del resto. Un abrazo.

Valverde de Lucerna dijo...

Me ha gustado mucho la entrada, tanto las fotos como en especial los comentarios. Siempre he asociado esta zona a la guerra de las Malvinas, pero veo que las habitan cantidad de pingüinos que parecen masas ingentes de personas.
Un saludo.

Kinezoe dijo...

Gracias, Montse. El paseo es más divertido porque estamos todos juntos. ¿Verdad que son simpáticos los pingüinos?, jeje...
Un beso.

Jajaja... Yo en la primera foto me los imagino moviendo la cabeza para los lados como Stevie Wonder. Pero también me gusta tu idea, Abril ^_^
Saludos.

Pues sí, se respira frío en esta entrada, Estrella Altair (me gusta ese nombre). Un frío que es contrarrestado con la calidez de vuestros comentarios. Si decides seguir pasando por aquí seguro que te encuentras con algo de Dean Martin más adelante. Y además del mar, también miraremos al cielo de vez en cuando. Seguro ;-)
Saludos.

Gracias por tus palabras, Marcos. Tu abuelo debió de querer mucho a tu abuela. Y la sensibilidad llegó hasta el nieto! ;-) Es un placer teneros por aquí. Y sí, creo que la diéresis aún se mantiene.
Un abrazo.

Hola Valverde de Lucerna. Las islas Georgias del Sur, al igual que Gibraltar, son consideradas Territorio Británico de Ultramar. Curioseé un poco en Wikipedia y al parecer lo que menos hay allí son personas. Eso sí, pingüinos hay para dar y regalar... Me alegro de que te gustara la entrada.
Saludos.

¡BUEN FIN DE SEMANA A TODOS!

Mr. Lombreeze dijo...

Madre mía, que elegancia posando tienen los pingüinos y qué temazo de Jorge Sepúlveda.

Por cierto, a ver si me apunto al próximo concurso...

Marián dijo...

Kine...muchas gracias por esas fotos tan preciosas e interesantes, gracias por compartirlas, y gracias por esa música... creo que mi abuela se sabe la letra...gracias, Kine.jajaja...

Marisa dijo...

Preciosas y refrescantes fotos, Kine, buena selección. La foto del enorme pedazo de hielo flotando en medio de la inmensidad me ha parecido espectacular.

Muy agradable el viaje que nos has ofrecido teniéndote de capitán.

Besos

Kinezoe dijo...

Hola, Mr. Lombreeze. Te aviso para el próximo, no te preocupes. Me alegra que te gustara la entrada.

Jeje... La letra tiene unos añitos, sí. Gracias a ti por pasar por aquí y comentar, Marián ;-)

Celebro que te gustara el viaje, Marisa. La verdad es que impresiona ese pedazo de hielo.

Pasad una muy buena semana. Besos y abrazos.