miércoles, 20 de octubre de 2010

La Luna del horizonte



Abordamos en esta entrada un fenómeno cuyos primeros registros se remontan a la época del antiguo Egipto. Seguramente a todos nos ha parecido en más de una ocasión que el tamaño de la Luna es mucho mayor cuando está cerca del horizonte que cuando se encuentra en el cenit. Pues bien, más que una ilusión óptica el fenómeno habría de catalogarse de efecto psicológico, de hecho, es precisamente cuando la Luna se oculta por el horizonte cuando más distancia la separa de nosotros (un radio terrestre), por tanto, el momento en el que más pequeña debería verse. Y cierto es que existe una pequeña refracción de los rayos en la atmósfera terrestre, pero no llega a ser perceptible a nuestros ojos (su característico tono rojizo se debe a la dispersión Rayleigh). Bastaría con fotografiar la Luna a diversas alturas y medir el diámetro de la misma con una regla para darse cuenta de que el tamaño real no varía.




El causante de esta sensación no es otro que nuestro cerebro, que tiende a asignar un mayor o menor tamaño a los objetos según su distancia al horizonte. Un objeto que se oculta por el horizonte se nos antoja muy lejano, luego debe ser también increíblemente grande. Así de caprichosa es nuestra materia gris. Otra forma de romper esta “ilusión” consiste en hacer un tubito con la mano y apuntar a nuestro satélite: al instante disminuye su tamaño. Una vez más, comprobamos que nuestros sentidos nos engañan. Ándense con ojo pues ;)





"Harvest Moon" (Neil Young)

Come a little bit closer
Hear what I have to say
Just like children sleepin'
We could dream this night away.

But there's a full moon risin'
Let's go dancin' in the light
We know where the music's playin'
Let's go out and feel the night.

Because I'm still in love with you
I want to see you dance again
Because I'm still in love with you
On this harvest moon.

When we were strangers
I watched you from afar
When we were lovers
I loved you with all my heart.

But now it's gettin' late
And the moon is climbin' high
I want to celebrate
See it shinin' in your eye.

Because I'm still in love with you
I want to see you dance again
Because I'm still in love with you
On this harvest moon.


Cómo me gusta el lamento de la ármonica casi al final...

20 comentarios:

Myra dijo...

Qué entrada tan bonita y a la vez interesante, Kine. Bonita por las maravillosas fotogarfías que nos has regalado, por la canción de Neil Young que me encanta, preciosa la letra y, porque hablas de la luna.Yo tengo mi historia de amor con la luna. Nunca me canso de mirarla y nunca deja de sorprenderme su belleza. Hace poco, estuve cenando con el mar enfrente de mí y me pasé el tiempo observando la luna, que esa noche además era luna llena. Observaba su lento caminar desde lo alto del cielo, su reflejo en el mar osuro, hasta que se fue posando sobre la línea del horizonte, allá donde la vista ya no llega a alcanzar el final del mar. Fue un espectáculo maravilloso, era como si la luna bailara con el mar.

Ah!.. La luna...la bela luna!!! Como dicen en la peli Hechizo de luna.

Me encanta la primera fotogarafía, las tres son preciosas pero, la primera es maravillosa.

Kinezoe dijo...

Hola, Myra. No sabes cuánto me alegra que te haya gustado esta entrada. Yo también soy un enamorado de la Luna. Pocas cosas hay tan bellas como una cena a la luz de la Luna. Debió de ser maravillosa aquella velada...

En cuanto a las fotos, a mí también me encanta la primera, por eso la situé en ese lugar. La última también me parece espectacular, con ese tono crepuscular que tan bien parece irle a la música de Neil Young.

Muy bonitas tus palabras. Un placer tener comentaristas, amigos/as, como vosotr@s.

Besos.

David dijo...

Las fotos preciosas (qué más da si sale grande o pequeña). Y el tema, fantástico (y eso que yo no soy muy de Neil Young).
Un saludito, Kine . Bonito (y educativo) post.

Marcos Callau dijo...

Muy bien Kine, muy buena canción para explicar este fenómeno y, en efecto, el "lamento" de la armónica es estupendo. Muy bien llamado lamento, por cierto. A mí me ha parecido en ocasiones ver la luna mucho más grande, pero no cuando está cerca del horizonte sino cuando está elevada. Supongo que esto tendra otra explicación. un abrazo.

Marisa dijo...

Hasta en las ilusiones de nuestro cerebro pintamos lunas más bellas, si cabe, de la que tenemos todos los días. Otra vez tengo que felicitarte por tu claridad pedagógica para explicar ese "efecto óptico" (me voy a apuntar a tus clases, profe :-) )
Las fotografías son divinas. Me gusta especialmente la 2ª, por su sencillez y quizás por ese influjo lorquiano de la luna roja.
El tema de Neil Young no puede estar mejor elegido, acompañando a esa luna que ya falta muy, muy poquito para que esté llena.

Tu entrada de hoy ha sido una verdadera maravilla...
Besos de otra lunática...

Elvira dijo...

Preciosa entrada. Yo había leído los supuestos motivos por los que la vemos más grande, pero no me acuerdo bien.

Un beso (pronto habrá luna llena)

Montse dijo...

Otra vez nos regalas con una de tus magníficas entradas... música, fotos y la explicación bien escrita y didáctica.
La luna, llena, luminosa, en creciente, roja, grande o chiquitita, tiene un poderoso magnetismo sobre nosotros.
Me ha gustado tu festival bajo la luz de la luna.

Buenas noches, doctor Kinezoe, es usted un maestro de la ciencia.

Kinezoe dijo...

Hola, David. Yo tampoco soy muy de Neil Young, pero esta canción me encanta.
Saludos.


Siendo la misma siempre ningún día la vemos igual; es también parte de su encanto, Marcos.
Un abrazo.


Muchas gracias por el comentario, Marisa. La verdad es que me dejas sin palabras; ahora sí que no podría explicar nada... Me encanta que te encante. Cosas como ésta animan a uno a seguir con la aventura del blog indefinidamente. Por cierto, yo también me apunto a tus clases. ¡El primero! ;)
Besos de lunático a lunática...


Gracias, Elvira. Y es cierto, en un par de días estamos de plenilunio. ¡Qué maravilla!
Un beso.


Te digo lo mismo que a todos, Montse: muchas gracias por los halagos. Mi mayor satisfacción es ver que también vosotros disfrutáis con las cosas que me apasionan. Qué lujo teneros por aquí ^_^
Buenas noches y un beso de parte de un simple aficionado, con mucho entusiasmo, eso sí.

Marián dijo...

Qué grato me ha resultado llegar aquí...No te conocía...Preciosa entrada; interesante y muy ilustrativa, fotos preciosísimas...y música seductora. He llegado con algo menos de lo que me llevo...Muchas gracias por tu generosidad.

El otro día fue algo fugaz, por lo de Tiffany´s. Gracias otra vez.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Excelentes fotos y excelente canción

alestedemadrid dijo...

Recuperar a Neil Young con una canción de amor y con la luna de fondo es fantástico. Un saludo

David dijo...

Se me olvidaba. No sabes la gracia que me hiciste en el blog de Crowley Y te agradezco la advertencia.
Un abrazo.

Lillu dijo...

Vaya, no sabía nada de eso!! Gracias por la explicación :) Por cierto, me gusta mucho la canción que has elegido también.

saluditos

Kinezoe dijo...

Marián:
Si te llevas algo, aunque sólo sea un fugaz recuerdo, ya mereció la pena... Créeme, yo también salí ganando ;)
Muchas gracias a ti. Un saludo, amiga.

Javier Márquez:
Muchas gracias, camarada.

alestedemadrid:
Fantástico es también veros disfrutar.
Un saludo, amiga.

David:
No puedo hacer menos por un amigo. Además, no quería que te llevases tan mal concepto de Lynch... ;)
Un abrazo.

Lillu:
Gracias a ti por la visita. Celebro que te gustara la entrada. Y si encima aprendiste algo, pues más contento que unas castañuelas me quedo ^_^
Saluditos.

Fandestéphane dijo...

No sé si será un efecto óptico o que la materia gris de mi escaso cerebro ya está desintegrada, pero un día, un sólo día en toda mi vida, vi una luna ENORME en el horizonte, nunca había visto nada igual y nunca más la he vuelto a ver. Y la verdad, me dió hasta miedo jajaja

Y en cuanto a Young, me gusta, pero siempre lo escuchaba acompañado de Crosby, Stills y Nash.

Un abrazo

Kinezoe dijo...

¿Habías bebido ese día, Fande?, jajaja... Ahora en serio, es cierto, yo también he visto Lunas especialmente grandes en determinadas ocasiones. Cuesta creer muchísimo que tuviese el mismo tamaño, pero así es. Lo realmente curioso es que esto parece como una alucinación colectiva: los que estaban a mi lado aquel día (noche, mejor dicho) también la veían grandísima. Se ve que el cerebro humano suele operar casi siempre igual en estos casos.

Yo he escuchado muy poco a Neil Young, tanto solo como acompañado, para qué te voy a engañar; no hay necesidad ;)

Abrazos.

Tiago Cotes dijo...

deliciosa entrada amigo.
y temazo.

Kinezoe dijo...

Celebro que te gustara, Tiago.

Un saludo y buen fin de semana.

abril en paris dijo...

Los invisibles hilos de la Luna siempre nos manejan...A mi me gusta verla asi de brillante y enorme y siempre me he preguntado ¿ qué hay en la cara oculta ? .. se ha escrito mucho sobre eso me parece.Es más que un satélite, es la fuente de inspiración de los poetas..
¡ Preciosas fotos, muy llamativas !
Un saludo :-))

Kinezoe dijo...

Hola, abril. En la cara oculta hay más cráteres (por estar más expuesta al espacio exterior), pero es menos vistosa. A mí me inspira, me sugiere más la cara visible, con esa agradable y familiar combinación de "mares" y cráteres.

Gracias por tu visita. Dicen que no hay nada más bello que una Luna llena en París. Esta noche París se acercó a la Luna... ;)

Saludos.