jueves, 27 de mayo de 2010

El Ojo de Dios

Sin duda, una de las nebulosas planetarias más vistosas de cuantas conocemos: la Nebulosa de la Hélice, en la constelación de Acuario, a unos 680 años luz de distancia de nuestro Sol. Se parece, pero no debemos confundirla con la Nebulosa del Anillo, en la constelación de la Lira.

Este tipo de nebulosas planetarias no son más que los últimos coletazos en la fase vital de una estrella similar a nuestro Sol, en su peregrinar hacia el estadio de enana blanca. Las capas externas de la estrella extinta son liberadas, quedando un remanente de materia frío, estable y ultradenso. Uno de los mayores espectáculos gentileza del Cosmos.





Cerremos la entrada con buena música: Alan Parsons Project y su conocido tema "Eye in the Sky". La parte instrumental del comienzo corresponde a "Sirius", otra canción incluida en el mismo álbum de 1982 (buen año aquel). Espero les guste.




¿Por qué será que viene a mi mente la figura de Michael Jordan cada vez que escucho esta música (la intro)?. En fin, cosas mías...

11 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Pues a mí me vienen a la mente personas con cascos y gafas de sol azules mirando al espacio. Cosas mías también....
Muy buena la canción y muy interesante tu entrada.

Manuel Márquez dijo...

Asociar la figura de Michael Jordan, compa Kine, a cualquier elemento que tenga que ver con el vuelo, o lo celestial, no te debería resultar extraño; al fin y al cabo, estamos hablando de un tipo que, en condiciones normales (es decir, aquellas en las que él no solía estar, al menos si se le compara con el común de los mortales...), pasaba bastante más tiempo con los pies lejos del suelo que cerca de él. Ah, por cierto, las imágenes de la nebulosa, impresionantes: hasta M.J. resulta pequeñito ante la inmensidad de algo así, de modo que los demás, ni te cuento...

Un fuerte abrazo y buen día.

Marisa dijo...

Impresionante fotografía, gentilezas del cosmos como dices, Kinezoe. Siempre es placentero conocer alguna flor más de ese jardín azul que tenemos ahí arriba...y este tema de Alan Parsons Project es buena gasolina para el viaje ( inolvidables años 80...).
Un saludo.

Monstro Ligriv dijo...

¡Qué recuerdos me traen esos temas de Alan Parsons! También me hacen recordar una película de aquellos años, Lady Halcón, con la que tanto disfruté de niño y que estaba protagonizada por la bella Michelle Pfeiffer y el gran Rutger Hauer (¡ah, Roy Batty!). La música era también de Alan Parsons.

La foto de la nebulosa es impresionante. La inmensidad del cosmos apabulla. Y lo más asombroso es que nosotros venimos de las estrellas y somos materia de estrellas, como decía el gran Carl Sagan.

Saludos.

Lillu dijo...

Pues nada, me encanta esa imagen (mi madre pintó un cuadro inspirándose en ella), me encanta esa canción de Alan Parsons Project y me encanta Michael Jordan!! He dicho :D

saluditos

Myra dijo...

Hola, Kine. Que imagen tan espectacular. Nos observará ese ojo desde su privilegiada altura? Nuestro Sol también pasará a ser una enana blanca algún día? Ay, que yuyu me dan estas cosas..ya lo dije en alguna otra entrada tuya sobre el mundo del espacio..

Y la música....lo que viene a mi mente mientras la escucho son tiempos pasados..

Un beso con los ojos muy abiertos y un poco austados.

Elvira dijo...

La foto impresiona, Kine. Y la música le va muy bien a tu entrada. Un abrazo

Kinezoe dijo...

Celebro que te gustara la entrada, Marcos. Y ni idea sobre lo que te hizo recordar a ti...
Un abrazo.


Muchas gracias por tu visita, Manuel. Con respecto a Jordan hay alguna conexión más aparte de la que muy bien apuntas. A ver si alguien da con ella... ;-)
Un abrazo y feliz fin de semana.


Me alegro de que te gustara, Marisa. Los ochenta nos dejaron muy buena música, sin duda. Y ahora que lo comentas aprovecho para apuntar una pequeña curiosidad: ascendiendo sobre nuestras cabezas hasta abandonar la atmósfera terrestre, el resplandeciente azul de nuestros cielos diurnos se torna en el más frío y oscuro negro imaginable. El vacío es todo oscuridad, frío y silencio, salpicado, eso sí, por maravillas como la que aquí os dejo, aunque, todo sea dicho, también esta foto debió pasar por determinados filtros (ópticos e informáticos) para acabar mostrando esos bellos colores...
Muchas gracias por tu luminosa visita, amiga. Un saludo.


Pues sí, es cierto, Ligriv: los átomos que componen nuestros cuerpos proceden de esas inmensas factorías que son las estrellas. Como acostumbra a decirse, somos polvo de estrellas. Por cierto, hace muchísimo que no veo esa película; ya ni me acordaba de su banda sonora.
Me alegra saber que te gustó la foto. Un saludo.


Y a mí me encanta que te haya encantado todo, Lillu. Muchas gracias por dejar constancia y hasta pronto, amiga.
Saluditos y buen finde ;-)


Sí, Myra, nuestro Sol también se convertirá en una enana blanca con el tiempo, pero antes de eso pasará por la fase de gigante roja, lo que más o menos viene a decir que se expandirá tanto que engullirá a nuestro planeta. Después de eso empezará a contarerse y a enfriarse paulatinamente. Pero no te preocupes que esto tarda en llegar todavía unos 5.000 millones de años. Nos va a coger mayores ;-)
Gracias por el beso. Otro para ti.


Celebro que te gustara, Elvira. Un fortísimo abrazo.



MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA VISITA. BUEN FIN DE SEMANA A TODOS.

Fandestéphane dijo...

Y yo no he mirado nunca por un telescopio Kine, y me encantaría, pero ya no creo que lo haga a estas alturas, ya estoy en los últimos coletazos jajaja

Buen finde
Un abrazo

Francisco Machuca dijo...

Me fascina la muerte de una estrella y convertida en agujero negro.Pienso en nuestro sol,en su final y comiéndose el sistema planetario.Pienso que después emitirá un eructo y volverá de nuevo esa belleza espectacular sin que nadie la pueda contemplar.

Un fuerte abrazo,amigo.

Kinezoe dijo...

No me seas pesimista, Fande, que para todo hay tiempo y nunca se sabe dónde puede aparecer un telescopio... Sin ir más lejos, el verano pasado me encontré con unos cuantos encima de un puente con motivo de unas jornadas organizadas por la agrupación astronómica de la comarca. Y allí que estuve mirando a Júpiter! ;-)
Un abrazo y buen finde.


Muerte y nuevo comienzo, Francisco; el ciclo se repite. Pero es cierto, lo triste será que ningún ojo contemple entonces nuestro final. ¿O tal vez sí?...
Un fuerte abrazo y buen fin de semana.