domingo, 1 de noviembre de 2009

El Imaginario del Doctor Parnassus (Terry Gilliam, 2009)




La acción transcurre en el Londres actual. Un grupo de comediantes, capitaneados por el misterioso Dr. Parnassus (Christopher Plummer), recorre con su teatrillo ambulante las oscuras calles londinenses ofreciendo a los transeúntes un extraño espectáculo de magia e ilusión.



En un momento de la historia, y en determinadas circunstancias que prefiero no desvelar (inolvidable la escena de presentación del personaje de Heath Ledger), se encuentran con un tipo que sufre amnesia y no recuerda nada acerca de su identidad... Lo recogen y acaba uniéndose a la troupe de actores.



A todo esto, hay que decir que el Dr. Parnassus está constantemente vigilado por el mismísimo diablo (un imponente Tom Waits), quien no deja de desafiarle con continuas y arriesgadas apuestas. En la última, está en juego la propia hija de Parnassus (Lily Cole); gana el que antes consiga atrapar cinco almas.

Este es, a grandes rasgos, un pequeño esbozo del argumento. Partiendo de estas ideas Gilliam consigue transportarnos con su historia a un mundo donde gobierna la imaginación, un mundo donde cualquier cosa es posible y en el que las leyes que rigen el nuestro pierden su validez.



Colorista, luminosa, mágica, fascinante, pero también oscura, sombría, triste y aterradora. Así es El Imaginario del Dr. Parnassus, así es también nuestra imaginación: un alma, mil caras. Hay que reconocerle al ex Monty Python la destreza con que salvó la desgraciada y temprana muerte de Heath Ledger. Completando el papel que éste no pudo terminar aparecen, en este orden, unos clónicos Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrell. Cuatro rostros para un mismo personaje, no obstante, no es problema alguno; los cambios quedan perfectamente justificados desde el punto de vista argumental.

Resumiendo, gran poderío visual sustentado por unos espléndidos efectos digitales y una buena narrativa, mucha fantasía, y en definitiva, entretenimiento sin fin. Una película que no dejará indiferente a nadie: o te atrapa y te encanta si eres capaz de atravesar el espejo con el chip adecuado, o de lo contrario, no logras ver más que cosas raras sin aparente sentido y terminas por aburrirte. A mí me atrapó. Si os gusta el estilo de Tim Burton es probable que os lo paséis bien con este trabajo; hay bastantes similitudes entre ambas formas de entender el cine.


Foto de promoción en Cannes



Y por si todo lo anterior no bastase, además, varios personajes tararean en un par de escenas el famoso "That's Amore" de mi querido Dean Martin. No podemos pedirle más... Lo único que no acabo de entender es cómo un estreno de estas características ha sido distribuido con tan pocas copias en nuestro país.

De regalo, para todos aquellos que consiguieron llegar hasta el final del post, un tráiler con lo último de Spike Jonze, el director de "Cómo ser John Malkovich". El 18 de diciembre llega a nuestras pantallas. Le precede un gran éxito en las taquillas americanas...

12 comentarios:

atikus dijo...

Desde luego tienepinta de ser una peli de gran imaginación, algo "loca", me la apunto...el trailer no lo he podido ver ponía algo de que you tube estaba reponiendose o no se que..uno que siempre esta reestudiando inglés ;(


saludos

Francisco Machuca dijo...

Me encanta el cine de Terry Gilliam y esta que presentas tan brillantemente todavía no he tenido ocasión de verla.Me complace muchísimo ver la primera reseña de la película en tu entrañable espacio.

Un fuerte abrazo amigo.

Keith dijo...

I am interested in seeing this. It definitely looks very different from much of what's out there. Have a great week.

fandestéphane dijo...

Yo creo que tardaré varios años en verla. Cuando la den por la tele, si la dan. De momento me sirve tu reseña. Si aparece Colin Farrel ya es un buen reclamo.

Un abrazo, Kine

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Gilliam se ha remontado a sus sketches de Flying Circus para sacar esos decorados y esa imagineria visual que parecen dibujos perfectos. Sólo un genio como él podría seguir adelante después del varapalo (uno más en su carrera) de la muerte del actor principal. Una peli de Gilliam para Gilliam.
SALUDOS

dino martin peters dijo...

Hey pallie, d'ya know that our Dino is known as "an American Buddha"?

Pabela dijo...

Es lo primero que leo de este film que tengo muchas ganas de ver. Es que no quería hacerme grandes espectativas. No obstante si dices que tiene bastante similitudes con lo burtoniano pues seguro me gustará!
Un abrazo y un placer pasar por aquí! lo haré seguidito.
Por cierto, me encanta esa descripción de tu perfil, sí que sabes escribir!!!

Kinezoe dijo...

Sí, atikus, un derroche de fantasía. Espero que la disfrutes. ;-)

Y a mí me complace y me honra tenerte aquí de comentarista, Francisco. Lo dicho, espero que te guste tanto como a mí, o al menos dos tercios de lo que me gustó a mí, que ya daría para algo más de un aprobado... ;-)

That's right, Keith: different. You said it. Have a nice week. And thanks for commenting on my blog. Cheers!

Como usted prefiera, fande. Tampoco voy a insistirle mucho no vaya a ser que luego no le guste... A ésta hay que ir cuando tengas ganas de que te cuenten un cuento... ;-)

Tienes razón, Crowley: la ambientación es una maravilla, un portento. Y también es cierto que el señor Gilliam parece estar un poco gafado, como suele decirse: este hombre monta un circo y le crecen los enanos...

No idea, DMPeters. I didn't know that. I'm going to your blog to find out... Nice week, pallie!

Muchas gracias por visitarnos, Pabela, sé bienvenida. Lo último de Gilliam es un maravilloso y entrañable cuento rebosante de fantasía, espero que te guste. Y en cuanto a la descripción del perfil era un pequeño "homenaje" a un escritor de novela negra por el que siento gran devoción: Raymond Chandler, el creador del detective Philip Marlowe. Muchas gracias por tu comentario :-)


Un fuerte abrazo a tod@s.

Oihane dijo...

Yo vi la película y si, tiene un gran apartado visual, pero eso es todo. Me pareció aburrida y sin un hilo argumental sólido, un despilfarro de efectos visuales al servicio de una historia que no vale un duro, al menos, tal y como está contada.
Ni siquiera las buenas interpretaciones de los actores, como la de Heath Ledger, logran salvar la película.

Saludos

Kinezoe dijo...

Siento, Oihane, que perdieras el tiempo, pero ya lo advertí: hay a quien le aburre soberanamente (como acabó siendo tu caso...). Tampoco voy a venderos más la moto porque, ni me llevo comisión por ello ni es mi favorita de Gilliam, lo que no quita que siga siendo, para mí, de lo mejor que he visto en cine últimamente... Ya ves, gustos... En cualquier caso, me alegra contar con opiniones dispares. Gracias por tu comentario :-)

Saludos.

calamarin dijo...

A mi ciudad nunca llegó... he oído más cosas malas que buenas sobre está peli, pero aun así me atrae mucho y un día de estos quiero verla...

Kinezoe dijo...

Te animo a que la veas y te formes tu propia opinión. Como pudiste comprobar, a mí me gustó. Considero, además, que siempre son de agradecer propuestas diferentes dentro del anquilosamiento imperante en el cine actual, plagado de remakes y pelis mediocres casi siempre cortadas con el mismo patrón.

Muchas gracias por tu visita y por tus palabras. Un saludo, calamarin! ;-)