jueves, 13 de abril de 2017

Sentir, que no es poco

Foto promocional de Christina Rosenvinge


Sentir que quieres decir algo y no saber qué.
Escuchar una canción y sentir que querías contar, no lo que dice esa canción, sino lo que crees que te transmite.
Sentirse dichoso y feliz en esa extraña melancolía que te envuelve cuando la escuchas.

Supongo que esta es una de las cosas que nos hace infinitamente más complejos e interesantes que las máquinas, que solo entienden de reglas preestablecidas, de ceros y unos. La contradicción, lo absurdo, el arbitrio, la espontaneidad, la incertidumbre, la intuición... El sentimiento. Cualidades estas tan humanas.

Sigo con la música. Pocas ideas en mi cabeza. Mucho trasiego de sentimientos. La primavera, supongo.

Christina siempre me ronda. Yo, siempre le rondo. ¡A rondar se ha dicho!



4 comentarios:

David dijo...

Qué foto de entrada... Aquí podrías decir..."y lo que te rondaré... rubia ;-)

Marcos Callau dijo...

Estoy de acuerdo con David. Elogio la elección de la fotografía de cabecera. Realmente, sería un interesante ejercicio escribir no d elo que cuenta la canción sino de lo que supone para nosotros. Abrazos Kine.

Montse Martínez Ruiz dijo...

A veces, sin saber por qué, la música nos conduce hacia pensamientos y sentimientos que, sin ella, no tendríamos, ya sea por la melodía o por las palabras, forma parte de su magia.
Un beso enorme!

Kinezoe dijo...

Solo me faltó decir eso, David. Jajaja... ;)

Veo que estamos todos de acuerdo en lo que concierne a la foto, Marcos. Me alegro de haber elegido bien, jeje...

Es un muy buen compañero la música, Montse. Y muy agradecido; nos da mucho exigiéndonos muy poco a cambio.


GRACIAS POR LOS COMENTARIOS, AMIGOS. BESOS Y ABRAZOS PARA LOS TRES.