jueves, 7 de abril de 2016

Radiación de fondo de microondas



En 1965, Arno Penzias y Robert Wilson, dos radioastrónomos del Bell Telephone Laboratories, detectan (sin ser eso lo que buscaban), la radiación de fondo de microondas, una radiación que baña el Cosmos en todas las direcciones y que se considera clave en la comprobación de la teoría del Big Bang. Este descubrimiento les valdría el Premio Nobel de Física en 1978.


Para entender un poco de qué va esto conviene repasar previamente un viejo concepto físico: el Efecto Doppler. El ejemplo que se pone siempre en estos casos es el de la sirena de ambulancia. Cuando una ambulancia se acerca hacia nosotros, el frente de ondas sonoras que emite se comprime en nuestra dirección, la frecuencia de estas ondas aumenta y su sonido se hace más agudo. Si la ambulancia se aleja, las ondas sonoras se espacian más, disminuyendo la frecuencia y percibiéndose entonces el sonido con un tono más grave.


Efecto Doppler.


El mismo concepto que acabamos de ver con el sonido puede aplicarse también a la luz. Cuando un objeto emisor de luz se acerca, su luz se desplaza hacia longitudes de onda más cortas (lo que equivale a mayores frecuencias de radiación), desplazándose entonces hacia el azul. Si el objeto se aleja, el desplazamiento será hacia longitudes de onda más largas (menores frecuencias de radiación). En este otro caso decimos que su luz se desplaza hacia el rojo.


Volviendo a la radiación de fondo de microondas, suponemos que si el Universo comenzó con una gran explosión tuvo que emitir una gran oleada de radiación en todas las direcciones del espacio. Una radiación tan energética como la que provocaría este superestallido primigenio sólo podría venir dada en forma de rayos X o rayos gamma, que son los que portan más energía dentro del espectro electromagnético. Pero una radiación tan energética como los rayos X o los rayos gamma que haya tenido su origen en un punto tan distante del espacio-tiempo (en este caso somos nosotros los que nos alejamos de la explosión), estará tan desviada hacia el rojo, tan desplazada hacia esas frecuencias, que se nos presentará en realidad como una débil radiación de microondas en cualquier dirección a la que miremos. Pues bien, fue precisamente esa débil radiación de fondo de microondas la que descubrieron Penzias y Wilson en 1965 cuando trabajaban con su radiotelescopio en Nueva Jersey: el último vestigio del Big Bang y una de sus pruebas más evidentes.


Espectro electromagnético.


Servidor reconoce que se emocionó profundamente el día que comprendió el intríngulis y la grandeza de este gran hallazgo. Me encontraba leyendo este libro, si no mal recuerdo. Libro recomendado por NTEK, ni que decir tiene.





Hacía tiempo... De hecho, de aquellos días procede esta entrada. Entrada, por cierto, también ligeramente desplazada ya hacia el rojo... La recupero y la suelto, a modo de baliza para navegantes.

4 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

Es interesantísimo, un gran descubrimiento por parte de Penzias y Wilson, y pensar que yo del microondas lo único que sé es que me sirve para calentarme la leche por las mañanas.
Un abrazo, Kine!!

Kinezoe dijo...

Conocimiento empírico lo llaman, jejeje... Nosotros, a lo práctico; dejemos el conocimiento teórico para los más sesudos ;)

Un placer tenerte siempre por aquí, Montse. Me alegra que te gustara este pequeño texto sobre las microondas delatoras. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. Siempre con humor. Buen humor.

Licantropunk dijo...

Y lo de moda que está eso del Big Bang. Al menos en las sitcom estadounidenses...
Saludos.

valverdedelucerna dijo...

Es un mundo especial el que describes. Me cuesta entenderlo, pero lo intento.
Un saludo.