miércoles, 11 de junio de 2014

No soporto #27

La consagración del edulcorante (artificial).




Abominan del azúcar (lo malo nunca fue el uso, sino el abuso), mientras siguen endulzando artificialmente toda la comida. Light hasta en la sopa.

Con lo fácil que sería presentar únicamente dos gamas de productos: menos azúcar y ninguna. ¡Y fuera edulcorantes!

6 comentarios:

David dijo...

A mí me gusta el azúcar (creo que demasiado (jaja)... Pero te entiendo, Kine, te entiendo.

Montse dijo...

A un café con leche, con café descafeinado, leche descremada o desnatada y con edulcorante en lugar de azúcar, lo llamaban "El desgraciao"
Pienso que un poco de azúcar al día no puede hacer daño, a no ser que seas diabético y que todo eso es más una cuestión de marketing para vender productos que, además, son más caros ¡qué ingeniosos!
Besos, Kine.

Marián dijo...

Y es que nos comen el coco de todas todas. Yo siempre tomo azúcar, también por coherencia.. pues es que veo cada cosa...toman edulcorantes y luego se meten entre pecho y espalda unos bocatas de metro y medio..jajaja...tremendo.

Besos, Kine.

Lillu dijo...

Jeje, tengo un novio diabético que lamentablemente nunca podrá estar de acuerdo contigo ;) Pero yo sigo tomando azúcar (sobre todo azúcar moreno, qué rico!) y como bien dices casi todo lo light y lo edulcorado suele ser un lobo con piel de cordero.

saluditos!

Francisco Machuca dijo...

Creo que todo esto es una locura, amigo Kine. Desde que se ha puesto-impuesto el culto a la salud estamos más perdidos. Por ejemplo,voy al súper y veo a la gente coger los productos y leer lo que dice en la etiqueta, ¡como si fuera cierto lo que pone! Pues bien, empiezan a enumerar los componentes nutrientes que van bien para el hígado, la tensión, la paja mental y todo eso. Ya no nos alimentamos sino que nos automedicamos. Compro este yogur porque va bien para cagar. Hoy como lentejas porque lleva hierro y ando flojo. Hoy como espárragos porque va bien para la próstata. Y hoy me emborracho porque es sábado noche.No hay que hacer caso a nada. Todo lo que sea abuso es malo, bueno, tampoco porque ¿quién ha dicho que sea así? Uno dura lo que dura y en el cementerio también hay gente que estuvieron haciendo gimnasia en los gimnasios pijos de la ciudad o bebiendo zumo de naranja natural, que por cierto, a mí me da acidez, prefiero en falso que me sienta la mar de bien.

Un fuerte abrazo y buen finde (con copas incluidas).

Kinezoe dijo...

* Azúcar, siempre azúcar. Por supuesto, David.

* ¡¿Café sin café, leche sin leche y dulzor sin azúcar?! No, gracias. Para eso me bebo un vaso de agua que es más sano y me sale más barato. El mundo está loco, Montse.

* La famosa escena de la hamburguesa doble con patatas fritas y salsas varias, helado de tres bolas y... Coca-Cola light!!, jajaja... ¡Y ojo!, que nos remuerde la conciencia si el refresco no es light... Estamos fatal, Marián. Besos.

* Los productos edulcorados artificialmente siempre me dejaron un regusto metálico en el paladar. Y además, siguen engordando... A mí no me compensa el invento. Aunque lo de tu novio lo entiendo, evidentemente. Saluditos, Lillu!

* Es todo un sacadineros, Francisco. Ya no saben qué hacer para engatusarnos con las etiquetas 'bio', 'light', 'ecológico', etc. Puro marketing. Pasando que es gerundio. Veo la copa y subo dos más. ;) Abrazos.