viernes, 30 de julio de 2010

Excelso y terapéutico Mozart



Paz de espíritu para el fin de semana de la mano de Mozart y una de mis obras favoritas: el concierto para piano y orquesta Nº 12 en La Mayor, K.414. Para escuchar reposadamente.

Os dejo los dos primeros movimientos: Allegro y Andante. Espero os gusten y os reporten prontos y múltiples beneficios. Dicen que esta música tiene efecto terapéutico... Lo creo a pies juntillas; no hay más que escuchar este virtuoso piano para comenzar a sentir un agradable y plácido cosquilleo interior...





Lienzo: Retrato de Mozart (sin acabar) pintado por su cuñado Joseph Lange alrededor del año 1783, más o menos cuando se escribió esta pieza.

miércoles, 14 de julio de 2010

Recuerdos (3 de 3)

Lógicamente, no podía faltar un tema de nuestro querido Dean Martin si de recuerdos hablamos... Veamos de qué están hechos los recuerdos según el mismísimo King of Cool.

Sirva este vídeo para poner punto y final a este, mi pequeño homenaje al recuerdo, y al órgano que los crea, procesa y almacena: el cerebro.





«Toma un dulce y tierno beso,
Añádele una noche de felicidad robada.
Una chica, un chico, alguna pena, un poco de alegría.
Los recuerdos están hechos de esto»

«Tus labios y los míos, dos sorbos de vino.
Los recuerdos están hechos de esto»

DEAN MARTIN. "Memories are made of this" (1955)




Permítanme un pequeño y curioso cálculo para finalizar:

Se estima que un cerebro humano contiene tantas neuronas como galaxias tiene nuestro universo (o como estrellas posee nuestra galaxia): alrededor de cien mil millones de unidades (un uno seguido de once ceros). Por término medio cada neurona posee unas 7000 sinapsis o puntos de contacto con las neuronas de su entorno. Una grosera predicción a la baja de la información que podría almacenar nuestro cerebro, suponiendo que cada sinapsis respondiera a una cuestión elemental con un "sí" o un "no" (a modo de conmutador), nos la daría el producto de estas dos cantidades (neuronas y sinapsis). El resultado, evidentemente, habría de medirse en bits:

1011 x 7000 = 7 x 1014 bits

Expresando este número en un múltiplo manejable del byte (1 byte = 8 bits), tendríamos que el cerebro humano posee una capacidad potencial de almacenamiento en torno a 80 Terabytes de información. Para hacernos una ligera idea del orden de magnitud de estas cifras pensemos que los ordenadores actuales rara vez se montan con un disco duro de más de 1 TB de capacidad (1 TB = 1024 GB). Y es inmensa la cantidad de información que pueden almacenar estos dispositivos; ustedes lo saben... Pues bien, nuestro cerebro iría aún muy por delante respecto al acopio de información.




Ni que decir tiene que todo este asunto es en realidad mucho más complejo de lo que pueda darse a entender, tan complejo que escapa a nuestro entendimiento. Y es que, un cerebro es algo más que un sistema procesador/disco duro. Hoy por hoy, ni el mejor de nuestros superordenadores estaría a la altura de cualquier cerebro humano. Por no hablar de la idoneidad o no de emplear un código basado en el byte, cuando 6 bits son más que suficientes para respresentar todas las letras del alfabeto, los números del 0 al 9 y los signos de puntuación de la mayoría de los idiomas...

Dotar a una máquina de cualidades tan importantes como la capacidad de aprendizaje, la intuición, la iniciativa propia y las emociones, inherentes todas al ser humano, se me antoja tarea harto complicada. Pasarán muchos años y estaremos todavía muy lejos de conseguirlo. O no... Sea como fuere, para mí, hoy, es impensable, por ejemplo, que una máquina pueda llegar a emocionarse con la música. A mí, sin embargo, me cuesta bien poco...




La canción que les dejo como segundo cierre, contrapunto perfecto de la primera, me trae recuerdos, me hace evocar, me pone incluso melancólico... Me encanta. La melancolía ─y una pequeña dosis de soledad─ es buena cuando se busca para un ratito, ¿no creen? Te hace sentir vivo.

Disfrútenla y a ver quién adivina a qué banda sonora pertenece esta música. Jo, esta entrada me quedó algo larguilla... Espero no haberles aburrido demasiado. ¡Hasta pronto! ;)

(Y aquí sonaba esto)

miércoles, 7 de julio de 2010

No soporto #17

En verano, la pasión de los informativos por las olas de calor.




En esta época la noticia sería que pasáramos frío...

domingo, 4 de julio de 2010

Citas y fragmentos #2





"Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y aun lo malo, si poco, no tan malo".
Baltasar GRACIÁN (1601-1658). Escritor español.


Cerremos la entrada con una canción breve, pero intensa...



"Bijou" (Queen, 1991)

You and me, we are destined
You'll agree
To spend the rest of our lives with each other
The rest of our days like two lovers
For ever - yeah - for ever
My bijou...

viernes, 2 de julio de 2010

Recuerdos (2 de 3)



Esta canción me trae recuerdos, los recuerdos de una época en la que solía irme a la cama con el walkman bajo la almohada, para escuchar un espacio radiofónico llamado "Polvo de Estrellas". No sé cuántas veces la programaría el señor Pumares en aquel espacio ─"People" era otra de las habituales─, pero fueron muchas, de eso estoy seguro.

Grande Barbra, muy grande. Y grande Pumares (a pesar de su mal carácter y corta estatura).




"The Way We Were" (Barbra Streisand)

Memories
Light the corners of my mind
Misty watercolor memories
Of the way we were
Scattered pictures
Of the smiles we left behind
Smiles we gave to one another
For the way we were

Can it be that it was all so simple then
Or has time rewritten every line
If we had the chance to do it all again
Tell me - Would we? Could we?

Memories
May be beautiful and yet
What's too painful to remember
We simply choose to forget

So it's the laughter
We will remember
Whenever we remember
The way we were

So it's the laughter
We will remember
Whenever we remember
The way we were


Los recuerdos sustentan nuestra identidad como persona; evitan que nos tengamos que preguntar cada mañana al levantarnos quiénes somos. Una poderosísima facultad cerebral, la memoria, si bien no tan fiable como a menudo pensamos... Y es que, conforme pasa el tiempo, todo se distorsiona, todo se deforma en el interior de nuestro cerebro. Muchas veces porque nos conviene; otras sin que lo queramos. Un detalle que deberíamos tener en cuenta antes de insistir fervorosamente en algo de lo que sólo nos queda un recuerdo. Nos ahorraríamos muchas discusiones.






«Y no puedo olvidar, no puedo olvidar
No puedo olvidar pero no recuerdo qué»

(Leonard Cohen)