miércoles, 1 de septiembre de 2010

El Universo y su tamaño

Desde el mismo momento en que pensamos en el Universo como en un proceso de expansión que tiene su origen en el tiempo en un instante determinado, situado, según dicen las últimas estimaciones, 13.700 millones de años atrás, eso mismo nos estaría indicando que su tamaño debe ser también finito: increíblemente grande, o todo lo grande que queramos, pero finito.




De entre todas las "definiciones" del Universo que haya podido leer, quizá la que más me gusta, y probablemente también una de las más aceptadas, es aquella que lo describe escuetamente como un espacio autocontenido, ilimitado, finito y curvo.

Para hacernos una ligera idea podríamos pensar en términos de un esferoide como el que forma la superficie de nuestro planeta: está curvada, con un determinado radio de curvatura, y es finita, porque tiene un volumen calculable, pero al mismo tiempo carece de "fronteras" o límites materiales. Es decir, un observador que caminara por su superficie jamás llegaría a encontrarse el borde físico del planeta. Bastaría con extender esta representación tridimensional a un escenario de cuatro dimensiones, ya que ahora nuestro observador será capaz de moverse a través de las tres dimensiones espaciales y a través del tiempo, y habremos dado con una especie de Planeta Imaginario Universal: el Cosmos en sí.



El planeta imaginario by infantiles on Grooveshark




Sobre la expansión del Universo y la Ley de Hubble.

Un último apunte antes de concluir: la expansión del Universo no debería entenderse como una serie de galaxias, cúmulos y supercúmulos alejándose cada vez más unas de otras según nos marca la Ley de Hubble. Eso implicaría que se mueven dentro de un espacio contenedor que por ende ya debía existir, y, nada más lejos de la realidad: es el propio espacio-tiempo entre galaxias el que va siendo creado con la expansión misma del Universo.

Para entenderlo mejor supongan que sobre un globo de goma, en principio sin inflar, marcamos una serie de puntos con rotulador a modo de galaxias. Una buena representación del proceso de expansión nos la daría la imagen del globo siendo hinchado: el espacio entre puntos aumenta conforme el aire va llenando el globo, y no sólo eso sino que además, cuanto más lejos están esos puntos (o galaxias), más rápido parecen alejarse de nosotros. Eso es precisamente lo que nos dice en su enunciado la anteriormente citada Ley de Hubble: la velocidad de recesión de las galaxias es directamente proporcional a la distancia que las separa de nosotros. Piensen un instante en la analogía del globo y ya verán qué rápido lo entienden.

14 comentarios:

Marisa dijo...

Permíteme que te felicite por tu gran capacidad de comunicación y habilidad pedagógica; los que nos dedicamos a ello, sabemos reconocer al instante esa virtud.

Cuando he leído la definición de "Universo" al comienzo de la entrada como un espacio "finito e ilimitado", lo primero que he pensado ha sido que no era posible, que Kine había metido una errata; pero cuando he seguido leyendo y comprobando como en unas breves líneas lo explicas de una manera tan clara y contundente, me he quedado absorta y he recordado las diferencias que existían entre los que estudiamos letras y los que estudiaron ciencias ¿cómo algo tan sencillo de ensamblar (finito e ilimitado) cuesta tanto unir para el campo de sinónimos y antónimos?
Y lo mismo te digo en lo referente a la expansión del universo...

Bravo, Kine, eres un espléndido profe. Hermosa e interesantísima tu entrada, me encanta la astronomía, y explicada con tus palabras hubiera sacado un sobresaliente.

Besitos que se expanden pero no se alejan,.

Marcos Callau dijo...

Muy interesante Kine. Pensar en el universo me da una sensación de pequeñez, insignificancia e ingravidad realmente estremecedores. Pero me resulta atrayente. "Eye in the sky" es la canción que siempre asocio con l universo... no me preguntes porqué.

David dijo...

Coincido con el primer comentario. Me ha encantado leer unidos dos términos como finito e ilimitado y menos mal que has puesto el símil del globo, porque reconozco que me estaba perdiendo (soy de letras (aunque mixtas), ya sabes).
Un saludo

Crowley dijo...

Me encantan estas entradas que a pesasr de su complejidad, las haces de lo más cercanas y apetecibles.
Lo de si el Universo es finito o no, es algo que siempre me ha dado quebraderos de cabeza, porque no concibo ni lo uno ni lo otro, lo siento, pero no me da de sí la cabeza.
Un saludo

Lillu dijo...

Vaya, nunca pensé que fuera a entender algo así explicado con un globo... y lo he entendido!! No sabes el mérito que tiene eso, que una es cortita para estas cosas científicas, jaja.

saluditos

Fandestéphane dijo...

Ya te he dicho en otras entradas tuyas sobre astronomía, que no tengo ni idea de nada y me cuesta entenderlo, pero me gusta leerte y algo se me quedará, o no jajaja

Un abrazo

abril en paris dijo...

Pasaba por aqui...y me detuve. Y segui bajando y me gustó algo que dijiste, la música y la gente que la interpreta, los Sinatra y Martins y Barbra...y haces que parezca facil algo tan complejo como el universo.

Un saludo :-)

Montse dijo...

Profesor Kinezoe:
Los mismo que los demás, al principio me he liado pero la compariva con el globo me ha abierto los ojos al finito e ilimitado universo.
Una lección magistral y un placer leer esta entrada.

Besos!

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Muy buena explicación Kinezoe, directa, sencilla y no deja ningún cabo suelto. Me ha gustado las semejanzas que has marcado al final con el globo.

En mi opinión esta famosa analogía es la mejor forma de imaginarse la extensión del universo. De esta forma se quita esa duda que mucha gente se plantea: "¿Dónde está el centro del universo?"... Basta con fijarse en el globo y se halla la solución ;)

Kinezoe dijo...

Marisa:
Muchísimas gracias por tus palabras, amiga. Me sonrojas. Uno hace discretamente lo que puede, jeje... He de reconocer que no fui yo el primero en utilizar el ejemplo del globo; lo leí hace años en un texto sobre estos temas y me pareció muy pedagógico, eso sí. Yo tan sólo lo puse en palabras como buenamente pude. Me alegra comprobar que se entendió. Mi mayor satisfacción es ver que la astronomía atrae y puede ser a un tiempo amena y asequible para el gran público. Que una profe te considere buen profe (no siéndolo) es uno de los mayores halagos que he recibido en mi vida. Muchas gracias, de verdad.

Besos acelerados (cuanto más se alejen de mí, más rápido se aproximarán a ti) ;)



Marcos Callau:
Me alegra saber que te gustó. Para mí, la canción que siempre asociaré a estos temas ─y que todavía no ha pasado por el blog─ es "Across the Universe", de los Beatles. Y eso que no me gusta especialmente la música de estos cuatro melenudos, jeje... pero es que era la sintonía de un programa astronómico que escuchaba hace unos años... Y está bien, ¡qué leches! ;)

Un abrazo.



David:
Pues te digo lo mismo que a Marisa: muchas gracias por el comentario, amigo! :-)
Por cierto, ahora estoy cayendo en que se me pasó incidir en lo de autocontenido, pero supongo que eso no plantea demasiadas dificultades: El Universo se contiene a sí mismo siendo, además, TODO LO QUE EXISTE. No tiene sentido preguntarse pues qué hay más allá (ni alrededor). Y casi que estaríamos entrando en terrenos filosóficos más que físicos, jeje...

Saludos.



Crowley:
Me alegra que te guste, amigo. Estos asuntos, aunque teóricamente puedan hacerse accesibles y asequibles, tienen una dosis de abstracción asociada bastante alta, así que no te sientas extraño: a todos nos cuesta hacernos una idea...

Saludos.

Kinezoe dijo...

Lillu:
No me seas modesta que de lo único que puedo presumir yo es de tener unos comentaristas tan inteligentes como vosotros ;) Como vemos, la ciencia puede ser hasta divertida y todo si nos lo proponemos: globitos de goma, pelotas de tenis, churros, vinilos, pizzas... han pasado objetos muy diversos por esta sección... :P
Saluditos.



Fandestéphane:
Claro que sí, tú lee que algo se queda, jeje... Pero si aunque quisieras no puedes disimular que eres otra mente inquieta y curiosa como yo! ;) Muchas gracias por seguir también mis entradas del Universo.
Abrazos.



abril en paris:
Pues muchas gracias por detenerte. Me alegra saber que te gustó aquello que llamó tu atención. Vuelve cuando te apetezca, dejo abiertas las puertas ;) ¡Bienvenida!
Un saludo.



Montse:
Anda, anda, que os pasáis tres pueblos con tanta alabanza! jeje... Muchas gracias por tus generosas palabras, amiga. El placer es mío al contar con vuestra presencia (me hizo gracia eso de profesor, ¡qué cosas!... ^_^).
Besos.



Cendrero:
Celebro que te gustara, amigo. De dudas está llena la vida. El cometido de la ciencia es ir poniendo algo de luz en todo este berenjenal. Quizá una de las mayores incógnitas sea: ¿POR QUÉ EXISTE ALGO EN LUGAR DE NADA?...
Muchas gracias por el comentario. Un saludo.

Francisco Machuca dijo...

Por los años ochenta,que fue cuando empecé a interesarme realmente por la astronomía y la cosmología,se podía encontrar magníficos libros sobre el tema.No se si conoces al astronomo Paul Davies,es genial y ameno,muy parecido a Carl Sagan.Pude encontrar a muchos más de gran interés.Ahora parece que es más difícil.La astronomía se ha convertido en una ciencia para minorías.A veces necesito saber sobre los últimos descubrimientos y la verdad,no suelo encontrar nada.¿Podrías recomendarme algo sobre ello? De momento me consuelo con tus esporádicos post de astronomía.

Un fuerte abrazo.

Kinezoe dijo...

Pues la verdad es que tampoco yo estoy muy al día en temas astronómicos, Francisco; hay tanto terreno para profundizar en la teoría clásica y tan pocos divulgadores amenos en nuestros días...

Una obra que sí te podría recomendar, amena y con conocimientos algo más actualizados, es "El Universo Elegante", de Brian Greene. Está muy bien explicada aunque poco a poco va haciéndose más densa. Para leer reposadamente. Reconozco que la Teoría de Cuerdas nunca me entusiasmó demasiado, pero el libro es bueno, muy bueno. Y se aprende mucho.

Me alegra saber que te gustan estas entradas. Gracias por tu seguimiento.

Un fuerte abrazo.

Francisco Machuca dijo...

Gracias amigo.
Un fuerte abrazo.