viernes, 25 de junio de 2010

La enseñanza hoy en día










13 comentarios:

Elvira dijo...

El primer dibujo refleja la realidad en un tanto por ciento muy elevado de los casos, por desgracia. :(

Un beso, Kine!

Des-pensador dijo...

Me temo que todas las viñetas reflejan la realidad de los centros públicos de educación secundaria, lamentablemente. Y precisamente las viñetas cómicas e irónicas apuntan a algunas de las razones profundas que se hallan por detrás de la fachada más superficial. A través de la hipérbole, de la exageración, se resalta aún más el cortocircuito existente entre los objetivos educativos y la realidad de las aulas. Un saludo.

Fandestéphane dijo...

A mí, en el 65, el "profesor" de dibujo me dió una hostia increíble que casi me deja sordo para siempre -de hecho todavía oigo poco del oído izquierdo-, y al llegar a casa mi padre me dió otra jajaja igual que ahora...
Pero tengo que decirte, que si tuviera un hijo en edad escolar y un energúmeno de maestro como los que yo tuve que sufrir -y eso que eran hermanos de La Salle-, me lo toca, no respondería de mis actos.
Me dieron tantas hostias y me atizaron tanto con la regla por no saber dos y dos, que los he odiado toda la vida, y seguiré haciéndolo...

Me ha gustado la entrada Kine, muy buena jajaja
Un abrazo y buen fin de semana

Airama dijo...

El primer dibujo nos ocurre a veces. Los profesores nos encontramos con padres que escuchan a sus hijos y no a la escuela. Pero no creo que sea un tanto por ciento tan elevado. Hay familias que aún dan el respaldo a los profesores. Lo que sí es verdad es que con los hijos de estos últimos no suele haber problemas
Saludos

Marisa dijo...

Has descrito la enseñanza de hoy día con un humor bastante real. Los que nos dedicamos a ello en la secundaria sabemos bien el esfuerzo cada vez mayor que hay que hacer para motivar a los chicos, que no valoran nada porque tienen todo.
La figura del profesor está muy desprestigiada (cobran mucho, no hacen nada y tienen muchas vacaciones), y la sociedad no se da cuenta de que la labor que tenemos es la de EDUCAR con mayúsculas a las futuras generaciones de políticos, médicos, jueces,...
La enseñanza ha cambiado, en algunas cosas para mejor, pero en otras estamos en la cola mundial de resultados académicos. Y aquí somos todos responsables: políticos, profesores, padres y alumnos.
No me quería extender pero lo he hecho. El post que has puesto daría para comentar muy y mucho, pero agradezco que lo hayas enfocado con humor y defendiendo la desprotegida figura del profesor.
Ya han llegado las vacaciones. Me olvidaré de mis monstruitos por dos meses :-), aunque tengo que reconocer que soy afortunada al tener los alumnos que tengo, muy buenos chicos.
Me ha gustado mucho tu entrada, Kine. Un fuerte beso.

Kinezoe dijo...

Esa es la impresión que yo tengo, Elvira. Aunque, afortunadamente, hay excepciones...
Un beso.


Cómicas viñetas que reflejan una muy dura y triste realidad, Des-pensador.
Un saludo.


Ahora hemos pasado de un extremo al otro, Fandestéphane. Me temo que son mayormente los profes los que sufren hoy en día el acoso y la presión por parte de alumnos y padres de. Lo que está claro es que ninguna de las dos situaciones tiene razón de ser. Muy triste la experiencia que nos cuentas, pero me consta (de oídas) que no era una práctica aislada en aquellos tiempos...
Un abrazo.


Pues me alegro de que así sea, Airama. La figura del educador nunca debería perder la autoridad dentro de las aulas ni la confianza por parte de la sociedad. Lo veo necesario para el correcto funcionamiento del sistema educativo. Su labor es básica e importantísima.
Saludos.


Celebro que te gustara, Marisa, y me alegro de que te hayas extendido. Muy interesante todo lo que nos cuentas. Soy de tu parecer.
Situaciones como las que aparecen en algunas de las anteriores viñetas se dan porque valores tan importantes como la educación, los modales y el sentido común pierden enteros a marchas forzadas en la sociedad actual; son valores a la baja. Y siempre he pensado que los padres, en casa, deberían ser los primeros en predicar con el ejemplo. Pero con un buen ejemplo... De nada sirve que en casa se deshaga lo que el profesor hace en clase; debería complementarse y fomentarse la educación en valores.
Un beso y a disfrutar de las vacaciones ;-)


Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios y buen fin de semana.

Lillu dijo...

Puede que los profesores de la post-guerra y los sesenta o setenta incluso fueran un poco rígidos y excesivos, pero en los ochenta creo que ya nadie se podía quejar de violencia en ningún colegio. Hoy es al revés: en casi todos los colegios hay violencia, pero a la inversa, de los alumnos hacia los profesores. Una pena que estemos involucionando y que las viñetas sean tan certeras.

saluditos

David dijo...

Ja,ja,ja. No sabes lo que me ha parecido "volver" y encontrarme con esta entrada. Significativo. Bueno, en realidad la entrada que primero he visto es la de recuerdos, pero me ha llamado la atención más al ojo esta. Un saludo.

Kinezoe dijo...

Tienes toda la razón, Lillu; ese es el panorama de la situación actual. La violencia es siempre algo abominable y en las aulas todavía más. Una pena.
Saludos.


Pues no sabes la alegría que me produce el verte por aquí de nuevo, David. Espero que te haya ido bien el tiempo que estuviste off-line ;)
Un abrazo, amigo.

Francisco Machuca dijo...

Tocas un tema muy delicado con gracia y eso se agradece.He escrito muchísimo sobre este tema,que parece no tener fin.Antes,los hijos del tardofranquismo (como yo)estábamos sometidos a la brutalidad de los profesores y nadie hacía nada.Hoy son los profesores los que sufren malos tratos.¿Qué ha pasado? La historia es pura ironía,amigo,es un bumerang.
Si te apetece pásate por este artículo que escribí hace ya tiempo.
Un fuerte abrazo.

http://fmaesteban.blogspot.com/2009/04/somos-el-resultado-de-lo-que-aprendemos.html

Kinezoe dijo...

Gracias por el enlace, Francisco. Muy interesante. Respecto al tema en cuestión, tan sólo un par de apuntes. Primero, creo que sin el apoyo de unos padres responsables, que son los primeros que deberían educar en valores, cualquier proceso educativo está abocado al fracaso (o casi). Segundo, el sistema universitario español tiene unas carencias enormes. Y la prueba está en la calle.

Un fuerte abrazo, amigo.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

¡Gran recopilación de viñetas, buen trabajo! Lo malo es que representa la realidad al 100%, una pena... Me parece que el problema de falta de atención en las clases y las malas notas la tienen los padres, que en muchos casos no tienen ni idea de cómo educar a sus hijos. Estoy seguro que los alumnos que sacan mejores notas son los que han recibido una buena educación por parte de sus padres, no me cabe la menor duda.

Kinezoe dijo...

Celebro que te gustara, amigo. Respaldo tu opinión al 99%; dejemos un meramente simbólico uno por ciento para los casos más "extraños"... En cualquier caso, estoy contigo: la educación que se da en casa es fundamental.

Saludos.