miércoles, 12 de mayo de 2010

Muerte de un cómico


Esta mañana, y a escasos meses de cumplir 82 años de edad, Antonio Ozores ha dicho irremediablemente adiós a este mundo. Nacido en el seno de una gran familia de actores, no tardaría en especializarse en la comedia, género que le reportaría sus mayores éxitos y reconocimiento. A sus espaldas, más de 160 películas y 210 obras de teatro, así como innumerables apariciones en el medio televisivo. El mejor premio que jamás recibió, en sus propias palabras, el inmenso cariño del público. Aquí un servidor siempre lo recordará, entre otras cosas, por ese característico balbuceo ininteligible que tantas risas desgranaría en mi niñez. La facilidad para transmutar un semblante alegre en el más serio de los rictus era otra de sus entrañables señas de identidad. Antonio Ozores, descanse en paz.

18 comentarios:

Myra dijo...

Hola, Kine. No sabes cuánto me alegro de que le hagas este pequeño y merecido homenaje a Antonio Ozores, un gran cómico de lo absurdo.

A mí también me ha hecho pasar ratos muy divertidos con su humor surrealista. He escuchado que una vez le preguntaron que cóomo le gustaría ser recordado y el respondió:" me da lo mismo...ya no estaré...".

No puedo evitar acordarme mucho de su hija Emma. Antonio y Emma Ozores eran un todo. Sentían pasión el uno por el otro.

Un beso.

David dijo...

Al igual que tú, le recuerdo de crío en programas como Un, dos, tres... en los que me hacía mucha gracia.
Luego descubrí que la "fuente" original de alguno de sus sketches era el genial Pepe Isbert.
Un saludo.

ethan dijo...

Un cómico de altura, y no sólo por su estatura, con un físico característico de una de las sagas más importantes de actores y cineastas que ha dado el cine español, con el gran Jose Luis a la cabeza, seguido de Mariano, prolífico director, Antonio, su hija Emma y su sobrina Adriana.
Descanse en paz.

Eduardo dijo...

Voy a hablar de él, aunque lo que me apetecía era hablar del gobierno.

Sese dijo...

Siempre es triste la desaparición de alguien que se ha dedicado a inentar hacernos un poco más agradable nuestra existencia

Saludos

dvd dijo...

Me cuesta hablar de él como un actor, porque por encima de sus cualidades, discutibles, estaba su presencia, que era la de un Sordi o, más recientemente, un Gandolfini, que no necesitan hacer mucho en pantalla para que todos los ojos se disparen hacia ellos. El problema de Ozores, y de tantos otros, fue la época y el cine que les toco vivir y hacer, aunque algún gran trabajo sí que hizo, como MANOLO GUARDIA URBANO, junto al gran Manolo Morán. Un secundario de esos que se han extinguido en nuestro cine y al que la memoria popular lo tendrá siempre en un grato lugar, sin duda...

Montse dijo...

Hermosas palabras le has dedicado a uno de los grandes de la comedia en España.
Recuero algunas de sus películas y ese peculiar balbuceo ultrarápido que tanto me gustaba de él.
Ser humorista es una de las profesiones más difíciles y de las más bellas, simpre he pensado que debe ser un privilegio hacer que la gente se ría un buen rato.

Siempre quedará en nuestro recuerdo.
Un saludo.

Manuel Márquez dijo...

No voy a cuestionar, compa Kinezoe, la valía y méritos de Ozores, que, sin duda alguna, los tenía; pero he de reconocer que a mí nunca me hizo demasiado tilín, probablemente muy condicionado por la circunstancia que apunta el comentario de dvd, de tenerlo demasiado vinculado a un tiempo y unos modos cinematográficos que, en fin, mejor no olvidar, pero no para solazarse en ellos, sino para que no se vuelvan a repetir. En todo caso, descanse en paz, y mi más sentido pésame para todos sus seguidores.

Un fuerte abrazo y buen día.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Gracias, amigo Kinezoe, por dedicarle unas líneas a este gran cómico. No fue un genio, su hermano José Luis, por ejemplo, tenía más recursos, sin embargo, es incuestionable que se trata de un nombre imprescindible del cine español que logró algo MUY difícil: hacer reír a varias generaciones.

Habrá gente a la que le guste y gente a la que no, es muy respetable, pero lo que resulta vergonzoso es el trato que a su muerte se le ha dado en los principales diarios españoles, casi de tapadillo, como avergonzados de tener que tratarlo.

Como bien apunta Manuel, Ozores representó un cine determiando (ojo, en una etapa de su carrera, antes hizo mil cosas geniales más) que no queremos recuperar. Pero era el cine de un momento socio-político concreto, y era el cine que el público quería por la represión vivida hasta entonces. Y ahora va a resultar que el pobre Ozores se dedicó a llenar las salas pistola en mano...

Un actor imprescindible en nuestra historia del cine, gsute o no, que se merece un respeto y un recuerdo por haber sido, ante todo, un gran profesional.

Un saludo, amigos

Marcos Callau dijo...

Que siempre quede en nuestra mente aquéllas veces que nos reíamos con sus discursos. Este hombre hizo reír a todo un país.

Kinezoe dijo...

Myra:
Sentía que debía quedar reflejado en el blog, aunque fuera de una forma tan discreta; Antonio Ozores es parte importante de nuestra historia. Y ahora que lo dices, es cierto, su hija Emma y él eran un todo: rara vez se les veía a uno sin el otro en TV.
Un beso y gracias por el comentario.


David:
La etapa del "Un, dos, tres..." fue fantástica. Recuerdo con mucho cariño aquellos años.
Saludos.


Ethan:
Una familia dedicada, como solía decirse, al mundo de la farándula; con tradición, con solera. Grandes los Ozores.
Un saludo.


Eduardo:
Pues aquí estaremos para leerle. Gracias por la visita, amigo.
Un saludo.


Sese:
Totalmente de acuerdo, amigo. Gracias por unirte al homenaje.
Saludos.

Kinezoe dijo...

dvd:
Comparto tu visión, amigo. Su sola presencia ya acaparaba toda nuestra atención; nunca se sabía con qué ocurrencia podría saltar. Aunque a mayor gloria de otros compañeros suyos, yo también destacaría "Los tramposos" y "Los ladrones somos gente honrada", entre lo mejor de su filmografía.
Saludos.


Montse:
Siempre se dijo que hacer reír tiene mucho más mérito que hacer llorar, y este hombre hizo reír a mucha gente. Luego tiene su mérito...
Un abrazo.



Manuel Márquez:
Está claro que la calidad y temática de la mayor parte de las películas de aquellos finales de los setenta y comienzos de los ochenta dejaba mucho que desear. No obstante, acabábamos de salir de una dictadura y es comprensible que el gran público se inclinara entonces mucho más al simple esparcimiento que al cine de arte y ensayo. En mi opinión, incluso aquellas películas junto a Pajares y Esteso o Paco Martínez Soria cumplieron perfectamente su cometido: la apertura hacia una nueva época.
Un abrazo.


Javier Márquez:
Pues sí, es muy triste que se le haya dado ese trato, cuando lo único que hizo este señor ha sido realizar su trabajo como cualquier otro actor, y además, contando con una gran aceptación por parte del público, que al fin y al cabo es lo único verdaderamente importante. Se merece todo el reconocimiento del mundo. No sería de justicia banalizar su obra, tan sólo hay que contemplarla en el marco adecuado. Además, que era un gran showman, jolín!
Muchas gracias por el comentario, amigo. Un saludo.


Marcos Callau:
Amén.

Francisco Machuca dijo...

Es uno de esos actores estupendos que corrieron la desgracia de haber realizado películas malísimas,películas alimenticias que lo enmarcaron para siempre.Lo mismo le sucedió a Pajares,que con los años resultó ser un estupendo actor.
Descanse en paz.

Un abrazo,amigo Kine.

Kinezoe dijo...

Gracias por recordarlo junto a nosotros, Francisco.

Un fuerte abrazo.

Lillu dijo...

Yo me partía en la época del "Un, dos, tres" haciendo sketchs con mi hermana, repitiendo aquello de "no hija, no!" XD Una gran pérdida para el mundo de los cómicos, que aunque hoy en día ya no son tan valorados, marcaron a varias generaciones de espectadores.

saluditos

Kinezoe dijo...

Sí, Lillu, yo también me acuerdo de aquella mítica frase en el "Un, dos, tres...", je,je... Pero qué buenos momentos nos harían pasar. Es una lástima que ya no se hagan programas así. Aquel espacio lograba congregar la familia al completo, en torno al televisor. No veo nada de aquel espíritu en la tele de hoy en día. Una gran pérdida, tú lo has dicho: la de Ozores y la del "Un, dos, tres..." ─añado yo ;-)

Muchas gracias por el comentario. Un saludo.

Fandestéphane dijo...

Para mi Antonio Ozores ha sido como el Guadiana. Ha habido de todo, películas que me han gustado, otras que nada, y el "un, dos, tres..." que me gustó al principio pero luego cansaba.

En cualquier caso, ha sido un currante del cine, y es bueno que te hayas acordado de él.
Toda una vida dedicada a hacernos reír es de agradecer... y mucho.

Un abrazo Kine, buen finde

Kinezoe dijo...

"Un currante del cine"... me gusta cómo suena :-) Pues sí, lo más importante es que este hombre dedicó su vida al propósito de hacernos reír. Es digno de ser recordado. Muchas gracias a ti también, Fande, por unirte al discreto homenaje.

Un abrazo y buen finde.