domingo, 31 de mayo de 2009

Divagaciones varias

Sin exprimirse mucho la quijotera, como diría nuestro desquiciado amigo Alex, ¿qué piensan ustedes que pueden tener en común (aparte de una más o menos abultada cuenta corriente) Michael J. Fox, Coque Malla y Matt Damon, por citar sólo a tres de ellos?
Que nadie intente averiguar a qué obedece esta pregunta; es tiempo perdido (a menos que haya entre vosotros alguien mentalmente divergente...).


Por cierto, ahora que salió a relucir La Naranja Mecánica... Regular, ¿eh? Pese a que no me gusta realizar este tipo de comparaciones, pues es como mezclar el tocino con la velocidad, vale más el libro que la película (y no estoy hablando precisamente del precio del soporte). Siempre vi este trabajo de Kubrick como una simplona y provocativa obra que supo explotar muy bien, eso sí, su gran poderío visual, a caballo entre el drama y la comedia (¿por qué me hará a mí tanta gracia eso de "a caballo"?), demasiado teatralizada, con unas interpretaciones bastante mediocres y una banda sonora de locos (pegadiza, sí, pero de locos). En fin, que no me convence. Sufrí una pequeña gran decepción el día que la vi por primera vez.


Por supuesto, me niego a acabar con música de La Naranja Mecánica, al menos con aquellas piezas musicales compuestas ex profeso por Wendy Carlos, esa persona a caballo entre el hombre y la mujer (chiste malo) abanderada de los sintetizadores. Me gustaban más Los Ronaldos. Eran mucho más naturales y divertidos.


domingo, 24 de mayo de 2009

Encuentros cercanos

Establecer contacto con una civilización extraterrestre parece, a priori, una tarea bastante complicada, sobre todo si tenemos en cuenta las enormes distancias que nos separan de las estrellas y la gran cantidad de casualidades que deben darse para obrar el "milagro". Sin olvidarnos, además, de que una vez establecido el contacto tendríamos que entendernos con la otra especie, asunto el cual tampoco tiene por qué ser trivial.


No obstante, el Cosmos es lo suficientemente amplio y diverso como para albergar en sus cifras una pequeña fracción o resquicio para la esperanza. Como decía una frase de la película Contact: "Si estuviéramos solos en el Universo, ¡cuánto espacio desaprovechado!". Particularmente, me inclino por la opción de que la vida no es exclusiva del planeta Tierra. Y digo vida, sin calificarla necesariamente de inteligente. Obviamente, a menos que esa forma de vida haya logrado evolucionar hasta constituir una sociedad tecnológica avanzada, no sería posible ningún tipo de contacto bidireccional. En cualquiera de los dos casos (la existencia o no de vida fuera de nuestro planeta), la conclusión es extraordinaria; debería hacernos pensar.


El proyecto SETI para la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, a la cabeza del cual se situó durante muchos años Carl Sagan, lleva tiempo intentando encontrar ─de momento, infructuosamente─ señales inteligentes (de naturaleza no casual) mediante el análisis de las ondas electromagnéticas que captan nuestros radiotelescopios. Cualquiera de nosotros, desde su propia casa, puede contribuir al escudriñamiento de los cielos prestando parte de la potencia de cálculo de sus ordenadores al procesado digital de dichas señales. Para todo aquel interesado en la materia en cuestión, aquí dejo algo más de información.



Calling Occupants Of Interplanetary Craft
(The Recognized Anthem Of World Contact Day)
(The Carpenters, 1977)

sábado, 16 de mayo de 2009

Bajo una estrella errante

Hoy me levanté con el ánimo de un lonely cowboy. No sé muy bien por qué pero la cuestión es que la voz ronca de Lee Marvin no deja de canturrear a mi oído esa gran balada titulada "Wand'rin' Star".

La canción la descubriría hace un buen puñado de años en un programa radiofónico que, de una forma muy personal y visceral, conducía el gran Carlos Pumares. Me refiero a Polvo de Estrellas, uno de los primeros y principales forjadores de mi afición por el cine.

La película donde se incluye el tema, La Leyenda de la Ciudad sin Nombre, es una curiosa mezcla de comedia, musical y western que bien merece la pena ver. Dirige Joshua Logan (Picnic, Bus Stop). Acompañando a Lee Marvin: el amigo Clint Eastwood y la enigmática Jean Seberg.

Aquí tienen la canción que relegaría al famoso "Let it be" de The Beatles al segundo puesto de las listas británicas en el año 1970. Tanto música como letra, antológicas:




"Wand'rin' Star (Lee Marvin)"

I was born under a wandrin' star
I was born under a wandrin' star
Wheels are made for rolling, mules are made to pack
I've never seen a sight that didn't look better looking back
I was born under a wandrin' star

Mud can make you prisoner and the plains can bake you dry
Snow can burn your eyes, but only people make you cry
Home is made for coming from, for dreams of going to
Which with any luck will never come true
I was born under a wandrin' star
I was born under a wandrin' star

Do I know where hell is, hell is in hello
Heaven is goodbye forever, it's time for me to go
I was born under a wandrin' star
A wandrin' wandrin' star

(Mud can make you prisoner and the plains can bake you dry)
(Snow can burn your eyes, but only people make you cry)
(Home is made for coming from, for dreams of going to)
(Which with any luck will never come true)
(I was born under a wandrin' star)
(I was born under a wandrin' star)

When I get to heaven, tie me to a tree
For I'll begin to roam and soon you'll know where I will be
I was born under a wandrin' star
A wandrin' wandrin' star






Y hablando de Pumares y su Polvo de Estrellas, ¿se acuerda alguien del Fibergran?

lunes, 11 de mayo de 2009

De nuevo lunes

A la mayoría de nosotros los lunes, en principio, no suelen resultarnos unos días demasiado agradables. Recuperar el ritmo habitual de trabajo, estudio o incluso holgazanería tras la ruptura que supone el fin de semana es algo que aún nos sigue costando. Y aunque cierto es que lo peor ha pasado ya, nunca está de más recibir un pequeño empujoncito que nos ayude a subir con algo más de energía esta empinada cuesta de cuatro días. Afortunadamente, al quinto día, el viernes, la pendiente cambia de signo... :)

Espero que la combinación de música, humor y puntito de nostalgia que os propongo sea capaz de arrancaros alguna que otra sonrisa que, al menos, os haga escalar el tramo final del lunes con otro semblante un poco más alegre, porque estoy viendo unas caras, ¡madre mía qué caras!...




Para todo aquel interesado en profundizar en la vida y obra de este curioso grupo musical -de Freak Metal creo que lo llaman-, aquí dejo el enlace: ==El Reno Renardo==.

viernes, 8 de mayo de 2009

Y la Luna se vistió de luz

Esta madrugada, la luz reflejada por nuestro hermoso satélite -en vigorosa fase de Luna Llena- será capaz de proyectar nuevamente por sí sola, como viene sucediendo cada revolución sinódica (*), tenues pero apreciables sombras en plena noche.




Y aunque desde el punto de vista del astrónomo aficionado no sea ésta precisamente la fase idónea para su observación, siempre es fascinante alzar la mirada cuando la Luna alcanza el plenilunio y encontrarla ahí, resplandeciente y altiva, con una magnitud aparente de -12,5 (unas 28.000 veces más brillante que Sirio, la estrella más luminosa de nuestro cielo nocturno), dando lustre a su característica composición de tierras y mares, sí, esas zonas claras y oscuras de su superficie en las que todos hemos creído ver, más de una vez, una misteriosa cara redonda. Sonriente para algunos, triste para otros; eso depende ya de nuestro cambiante estado ánimo.

A ella pues y, por supuesto, a todos vosotros, mis preciados lectores, vayan unos tempraneros y cálidos deseos de Buenas Noches.




(*) Aprovecho el inciso para explicaros lo que considero el concepto más importante (quizá el único destacable entre tanto kippel) de estos breves apuntes: la diferencia entre el mes sideral y el mes sinódico, algo que suele confundirse/olvidarse con relativa frecuencia.

El mes sideral es el tiempo que invierte la Luna en completar un giro alrededor de la Tierra con relación a las estrellas (27,3 días), mientras que el mes sinódico es el período de revolución de la Luna en torno a la Tierra con relación al Sol (29,5 días). Este último, algo más largo que el mes sideral porque la propia Tierra se halla en movimiento alrededor del Sol, necesitando la Luna dos días más para regresar a la misma posición con relación al astro rey. Es el mes sinódico el que marca el tiempo que tarda en repetirse una misma fase.

viernes, 1 de mayo de 2009

Punto de inflexión

Hace unos días volví a escuchar de nuevo, después de mucho tiempo sin oirla, una canción de The Beatles que se hizo muy famosa también en su versión de Joe Cocker. Me refiero a "With a Little Help from my Friends". Es uno de esos casos en que la versión me acaba gustando más que la canción original. La cuestión es que esta melodía me trae gratos recuerdos. Los recuerdos de una época en que parecía no pasar el tiempo. Son esos años en que uno se limita a vivir, sin más. Bonita etapa.

Las preocupaciones, las prisas y la incertidumbre sobre el rumbo final que seguirá nuestra vida suelen llegar después, cuando se pasa el ecuador de la década que va de los veinte a los treinta años. Menos mal que, gracias al Ubicuo, todas las épocas tienen su encanto...

Otro día os hablo de la serie a la que esta canción puso banda sonora. De momento, aquí tenéis su arranque. Extraordinario arranque: