viernes, 14 de agosto de 2009

De Triángulos y Teteras

Si el cielo de las noches invernales era recordado sobre todo por la constelación de Orión y el famoso Triángulo del Invierno, formado por las estrellas Betelgeuse, Proción y Sirio, el cielo veraniego es famoso, entre otras cosas, por mostrarnos una franja de la Vía Láctea (nuestra Galaxia), de un inmenso fulgor en noches oscuras. Nos referimos a las inmediaciones de la constelación de Sagitario (reconocible fácilmente por su característica forma de tetera), una de las zonas con mayor densidad de estrellas de toda la esfera celeste, al encontrarse, precisamente, en la dirección del centro galáctico. A ver si somos capaces de visualizar...


Constelación de Sagitario (La Tetera)


Imaginemos una pelota de tenis de la que parten unos cuantos brazos espirales a modo de "churros" ocupando la extensión aproximada de un vinilo. Démosle ahora al vinilo el grosor de una pizza de masa gruesa. Tomemos este sistema, pongámoslo de canto y difuminémosle un poco los bordes. Pues bien, esta sería una representación, sólo que a una escala muchísimo menor, de la banda blanquecina que tanto vemos brillar estos meses en el cielo.


Sección transversal de la Vía Láctea


De pequeño recuerdo que solía preguntarme cómo era posible ver nuestra propia Galaxia en el cielo si nosotros mismos nos encontramos en ella. Mi error era pensar en términos planetarios, no galácticos. La clave está en que la Vía Láctea es un sistema tan inmenso que la ingente cantidad de estrellas y nebulosas que lo constituyen (casi todos los objetos que vemos en el cielo por las noches) adquieren, vistos de perfil, el aspecto de una mancha blanquecina parte de la cual puede ser observada desde otro punto de esa misma mancha. Ni que decir tiene que si hubiera estado formada únicamente por quince o veinte estrellas sería imposible ver el espectáculo que vemos. No sé si me habré explicado... En fin, si en el cielo nocturno podemos ver estos días con gran brillo parte de su sección transversal, aquí tenéis lo que podría ser una vista cenital de todo el conjunto. Lógicamente, son recreaciones, pues, evidentemente, no hemos podido enviar ninguna cámara a tal distancia para hacer la foto desde fuera...


Vista cenital de la Vía Láctea


Bien, avancemos un poco más que ya falta menos. Me gustaría que, una vez localizada la inconfundible constelación de Sagitario, alzárais la vista siguiendo la franja de la Vía Láctea e intentárais identificar el triángulo que forman las tres estrellas más brillantes que veáis en esa región del espacio. En una noche despejada y con la Luna en una fase de poca luminosidad (os recuerdo que la fase de la Luna es uno de los gadgets que aparecen en la columna lateral de mi blog) es muy fácil identificar al célebre Triángulo del Verano. En sus vértices, tres estrellas de primera magnitud: Vega, en la constelación de la Lira (la más brillante de las tres), Altair, en la constelación del Águila (ocupando el vértice austral y a tan sólo 16 años luz de nuestro Sol), y Deneb, en la constelación del Cisne (el vértice septentrional del triángulo a unos 1600 años luz de distancia).


El Triángulo del Verano


Un par de comentarios más antes de finalizar:

* La constelación del Cisne es conocida también como Cruz del Norte por motivos obvios. Deneb es su estrella más brillante y se sitúa al norte.

* La constelación de la Lira es fácilmente reconocible porque dibuja un pequeño rombo en el cielo. A medio camino entre dos de las estrellas de este rombo, las más australes, se encuentra una de las nebulosas planetarias más hermosas de todo el firmamento: la Nebulosa del Anillo o M57.


Constelaciones en torno al Triángulo del Verano


Y con este bonita imagen de M57 nos despedimos hasta la próxima entrega. Espero no haberles aburrido demasiado ;-).


Nebulosa del Anillo, en la constelación de la Lira



De propina, Alan Parsons Project:

3 comentarios:

Y encima se llamaba Alabama dijo...

Qué grande ilustrarnos sobre el cielo! Qué grande contemplarlo con Alan Parsons project!

Un saludo!

Kinezoe dijo...

Como grande es tenerte a ti entre los lectores de mi blog. Y encima se llama Alabama...

Gracias por el comentario. Un saludo!

Francisco Machuca dijo...

Soy un gran aficionado a la astronomía de toda la vida y también de astrofísica.Bueno,te cuento esto,porque son pocos los blosg que hablan sobre esta fascinante ciencia.Ssiempre ma ha tentado escribir en mi blog cosas de astronomía y misterios de nuestro sistema solar.

Un saludo.