lunes, 19 de enero de 2009

Esclavos de nuestro tiempo

Me estoy dando cuenta de que esto de escribir un blog se está convirtiendo en una de las formas más habituales que adopta la esclavitud en nuestros días. Y eso que, en mi caso, no me he prodigado con demasiada frecuencia. Basta con echar un rápido vistazo a nuestro alrededor para darnos cuenta de otros elementos que también nos tienen bastante "enganchados" actualmente: el teléfono móvil, el reproductor mp4, la cámara de fotos digital, el bolso-bandolera para los hombres, la manteca labial para las mujeres, las videoconsolas para todo el mundo (yo nunca tuve una, ¿me perdí algo?), los chicles sin azúcar, las pipas con sal, las barritas de muesli... ¿Estarán queriendo distraer nuestra atención de algo? ¿Qué misterioso plan estará siendo urdido?...

He aquí uno que se lo va a tomar con calma, como El Nota. Sirva de aviso pues, que si en las próximas semanas no aparece publicada ninguna otra entrada, no hay por qué alarmarse, no se acaba el mundo (ni el blog). Probablemente ande afanado en otros menesteres más gratificantes. No obstante, no borren el enlace. Prometo volver con alguna otra cosilla en no demasiado tiempo (quizá mañana mismo). Mientras tanto, les dejo con el siempre creciente kippel.

Cuídense, ya saben: no fumen, eviten la vida sedentaria, moderen el consumo de grasas, olvídense del "wild side" del que nos hablaba Lou Reed, etc. Y para que su existencia no les resulte demasiado monótona les recomiendo también que lean y acudan a los cines de vez en cuando (por supuesto, pidiendo la entrada por el título de la película, no por el número de sala donde la proyectan...). En definitiva, sean moderadamente felices. Nos vemos en el blog. Y cuidado con faltar que paso lista, ¿eh?


Walk on the Wild Side (Lou Reed, 1972)

3 comentarios:

Machu-Pichu dijo...

Vaya por dios, justo ahora que me engancho a tu blog resulta que pides excedencia...

En cualquier caso, y para cuando lo leas, permíteme decirte que ha sido una lectura llena de recuerdos, incluso me he emocionado con el videoclip de The Miracle... hay cosas que no se deben olvidar.

Por otro lado, te felicito de todo corazón, no es nada fácil encontrar a alguien que te quiera de la manera que reflejan las palabras que he visto escritas, eres un cabronazo con suerte :P

Por supuesto que voy a estar pendiente de este enlace, puedes tenerlo por seguro. Me alegro de que me enviaras el link y ojala que estos comentarios no sean el único contacto que tengamos.

Hasta pronto, y recuerda: "All those... moments will be lost in time, like tears in the rain."

Kinezoe dijo...

¿Machu-Pichu? Mmmmh... Sólo conozco a una persona para la que la palabra Machu-Pichu significa algo más que las viejas ruinas del antiguo poblado inca. Y se trata de una muy buena persona. Buena persona y mejor amigo. :-)

Me alegra saber que mis palabras te hicieron recordar viejos tiempos. La verdad es que fueron buenos años aquellos. Supongo que, en la medida que lo recordamos, algo de ello siempre queda. No todo se perdió como lágrimas en la lluvia... :-P jejeje...

Gracias por tu comentario. ¡Seguimos en contacto! Y no sólo a través del blog; tengo tu número y, como bien dices, hay cosas que NO se deben olvidar ;-)

Anónimo dijo...

Sí, hombre por el título...ahora que no los traducen..."dame una pa Apalusa" "dame una pa el pelusa" "deme una pa los Apalaches"..."mejor dame una pa la sala 3"

sabe mas el diablo por taquiller@ que por King diablo Nothing